Real Madrid Júnior 2018/19 | Una generación inolvidable

Sensacional temporada de los campeones de Madrid, España y Europa

Llega el momento de hacer repaso a la temporada de La Fábrica y empezaremos resumiendo el año de los mayores, el equipo Júnior. Difícilmente las palabras consigan expresar el baloncesto que hemos visto en estos jóvenes chicos, un orgullo para la cantera blanca y un legado que dejan que muy pocas veces otra generación conseguirá igualar.

Así ha sido la temporada

En verano de 2018 se hacía oficial la llegada de Mariano de Pablos para ocupar el cargo de primer entrenador del equipo Júnior, tras la salida de Javi Juárez a la ACB. Un técnico con experiencia en el baloncesto de formación que tenía la comprometida tarea de continuar con una exitosa línea de trabajo que se había desarrollado años atrás. Si alguien podía tener alguna duda, casi doce meses después de su fichaje ha quedado demostrado ser una persona ideal para el puesto, aprovechando perfectamente a la gran plantilla con la que contaba para sumar títulos.

Fuente: eurohoops.net

La temporada ha sido inmejorable, comenzando con el título en el prestigioso Torneo U18 en Tenerife en el pasado mes de diciembre. Los cinco partidos del campeonato fueron solventados con autoridad (Grupo: +46, +45, +13; Semifinal: +63; Final: +28). Además, Mario Nakic fue nombrado como MVP del torneo y acompañó en el quinteto ideal a Ziga Samar.

El siguiente desafío que encontraban los blancos les llevaba hasta Múnich a principios de año, con el objetivo de clasificarse para la fase final del Adidas NGT. El Júnior madridista se proclamó campeón del torneo tras vencer en la final por 58-96 al Maccabi Teddy en lo que culminaba una nueva exhibición del conjunto de Mariano de Pablos. En esta ocasión, Amar Sylla y Usman Garuba fueron los jugadores seleccionados para el mejor quinteto del torneo, siendo este último el MVP.

No por esperado es menos éxito el título conseguido en el mes de abril cuando consiguieron ser campeones de la Comunidad de Madrid, cerrando la gran temporada que hicieron desde otoño. El equipo de Mariano de Pablos se proclamó campeón tras vencer 110-50 al Real Canoe en la semifinal y por 94-61 al Fuenlabrada en la final. El mejor jugador de la final, tras anotar 22 puntos, fue Mario Nakic.

En el mes de mayo acontecían los momentos más esperados de la temporada y el equipo decidió que no cerrarían el año sin los dos títulos más deseados.

Una semana de excelso baloncesto en Zaragoza sirvió para conseguir el Campeonato de España ganando a todos los rivales que se les cruzaron. Ante las mejores canteras de España, el Real Madrid consiguió ganar cada partido con holgura y con la sensación de estar varios pasos por encima de sus contrincantes, física y técnicamente. El esloveno Ziga Samar fue el MVP de la final mientras que Usman Garuba lo fue de todo el torneo.

Pasaron pocos días hasta que el equipo de Mariano de Pablos afrontaba el último desafío de una impecable temporada. El viaje a Vitoria para la disputa del Adidas Next Generation Tournament se culminaba levantando el trofeo que demostraron merecer desde el primer encuentro. Una vez más, el Real Madrid contó todos sus partidos por victorias en la fase de grupos y alucinó a toda Europa con el baloncesto que ha sido capaz de hacer un equipo de categoría Júnior. En la final, los blancos vencieron al Mega Bemax por 76-95 y Mario Nakic, que anotó 33 puntos, fue designado como mejor jugador del torneo, formando parte del quinteto ideal junto a Usman Garuba.

Tras esta mágica temporada creemos necesario hacer mención a todos los jugadores, puesto que cada uno de ellos ha contribuido a hacer esta hazaña histórica y para algunos es su despedida del Real Madrid.


Bases

Ziga Samar. Tras llegar en el verano de 2017 al conjunto blanco su progresión ha sido muy buena, siendo uno de los jugadores más determinantes en los momentos decisivos de la temporada. Su etapa de formación finaliza aquí y su próximo destino es aún desconocido, pero ha demostrado ser un base con futuro en el mayor nivel.

Fuente: adidasngt.com

Jorge Mejías. Seis años han pasado desde que el madrileño llegó a La Fábrica y ha pasado por todas las categorías que conforman la cantera del Real Madrid. Su progresión ha sido tan buena que por más compañeros que han ido llegando año tras año, Mejías ha seguido ahí sin perder su sitio y siendo parte del corazón de la plantilla. Al igual que el esloveno, su etapa júnior termina y su futuro tampoco es oficial.

Dan Duscak. El tercer base en cuanto a minutos del equipo no finaliza esta temporada su formación, pues le resta aún un año más que, en principio, cumplirá vestido de blanco. A partir de septiembre tendrá que coger esos galones que sueltan sus compañeros. Lo que es seguro es que está capacitado para hacerlo.

Aleros

Javier Ramos-Yzquierdo. En su primera temporada como jugador júnior hemos podido ver destellos de sus capacidades pero todavía falta mucho por ver de un chico de físico privilegiado. En la próxima temporada, si nada cambia, aumentarán sus minutos y sus responsabilidades, convirtiéndose en uno de los capitanes del equipo.

Mario Nakic. Sin duda ha sido uno de los jugadores de la temporada, haciendo grandísimos torneos y liderando al equipo siempre que ha estado en la pista. El serbio ha sido un anotador compulsivo en todas las categorías por las que ha pasado y su futuro, hasta el momento, está en el aire. Parece evidente que el club no se quiere desprender de él, aunque ofertas desde las universidades americanas seguro que tiene. Si se queda en España, como se espera que ocurra, el club tendrá que decidir si lo incorpora directamente a la primera plantilla o busca una cesión a un equipo ACB, porque su nivel es ya muy alto.

Kareem Queeley. La mayoría de nosotros le conocimos en 2015 cuando fue el MVP de la Minicopa tras ser invitado por el Real Madrid. Desde aquel momento, Alberto Angulo y compañía sabían que no se les podía escapar el jugador inglés y no se les escapó. A partir de entonces ha ido desarrollándose e incluyendo cualidades a su juego hasta eclosionar definitivamente este año. Su aportación en los títulos ha sido incuestionable tanto defensivamente, donde es un auténtico especialista, como ofensivamente, mejorando cada vez más en todos los registros. Termina así su etapa formativa y, aunque su físico es propio del juego estadounidense, donde no le faltarán ofertas, lo normal es que el Madrid trate de retenerle y cederle a algún club español. Veremos cuál es su futuro.

Boris Tisma. El talento del croata es incuestionable y en su primer año en el Júnior del Madrid ha demostrado que sabe aprovechar su crecimiento físico. El próximo año será un jugador fundamental para tratar de repetir los éxitos de esta temporada e incluso podríamos llegar a verle en alguna convocatoria del primer equipo, pues le sobra baloncesto.

Pívots

Golden Dike. El único jugador del que se conoce su futuro de manera oficial y, pese a que se vaya demasiado lejos, seguramente es la mejor decisión. Su destino está en Baltimore, donde jugará en la NCAA con la universidad de Loyola Maryland. Desde su llegada el Madrid hemos visto en él a un jugador con una enorme proyección y en el club blanco ha sido pieza clave en muchos encuentros y en todos los títulos. Debido a la altísima competencia no entraba en las quinielas para formar parte del primer equipo la próxima temporada y su lugar en España, visto su potencial, podría haber sido un equipo ACB o LEB Oro con grandes aspiraciones. Su estilo de juego es perfecto para la NCAA y ha tomado la decisión de compaginar los estudios con el baloncesto allí. Estaremos pendientes de sus aventuras americanas.

Rubén López de la Torre. En su primera temporada júnior se ha encontrado en la zona bastante competencia y en muchas ocasiones se le ha visto muy alejado del aro, lo cual le ha dado una enseñanza fundamental para el futuro, aumentando sus competencias individuales. Con la marcha de varios jugadores interiores, el próximo año será un gran referente del equipo, pues en su primera temporada en la categoría ya lo ha sido en varios partidos. Sin duda, está considerado como uno de los mejores proyectos de la cantera.

Usman Garuba. Con el de Azuqueca estamos en un caso con similitudes al de Nakic. La sensación es que Garuba ya se ha pasado este nivel, pero la realidad es que aún le puede quedar un año como júnior. De lo que por supuesto no hay ninguna duda es que este año va a seguir vistiendo de blanco. Habrá que esperar para ver en qué categoría, siendo muy probable que forme parte del primer equipo y, a lo mejor, dispute partidos con el equipo EBA. Su año ha sido sobresaliente y cada vez incorpora más cosas a su juego, por lo que sigue siendo el gran proyecto del 2002 de todo el continente.

Eric Marciel. En lo que iba a ser su primer año con el mayor filial se ha convertido en una temporada marcada por una desgraciada lesión que le ha mantenido muchos meses fuera del equipo. Actualmente, continúa recuperándose de la lesión y no se sabe con exactitud el momento de su vuelta. Cuando esté perfectamente recuperado de la lesión se convertirá en un pívot al que tendremos que estar muy atentos.

Amar Sylla. El senegalés ha sido con casi toda seguridad el jugador que más ha mejorado, pasando de ser un pívot muy atlético temible bajos los aros, a ser un jugador capaz de hacer muchísimas cosas en la pista. Su proyección obliga al club a aportar muy fuerte por él, pues ya se rumorea el interés de varias universidades estadounidenses. Lo natural sería una cesión a ACB o LEB Oro, pero el Madrid tendrá que luchar contra las ventajas de ir a EEUU. Tiene capacidad para salir un año a cualquier lugar y volver al siguiente para pelear por un puesto en el primer equipo. Estaremos atentos a su destino.

Fuente: agencias

Hay que felicitar también al cuerpo técnico íntegro que ha permitido que esta temporada se pudiera cerrar con matrícula de honor, pues todas aquellas personas que están cerca de los jugadores durante su formación son claves en su desarrollo.

  • Primer entrenador: Mariano de Pablos Alonso.
  • Entrenador ayudante: Daniel García Tapia.
  • Entrenador ayudante: Miguel Santos Pérez.
  • Preparador físico: Carlos Sosa Marín.
  • Fisioterapeuta: Carlos Romero Morales.
  • Delegado: Alejandro Picazo Baonza.
Fuente: realmadrid.com

Por supuesto, tampoco nos vamos a olvidar de Javier Salsón y Maxi Solé, quienes han liderado al equipo EBA que, pese a ganarse en el campo entrar en la fase de ascenso a LEB Plata, no pudieron competir por coincidir en el calendario con la fase final del Adidas NGT. Un año más la contribución de ambos jugadores, tal y como siempre señalan los técnicos y sus propios compañeros, ha sido enormemente positiva para ayudar a los jóvenes a crecer y mejorar como jugadores. Dos grandes jugadores – formadores de los que dispone el Real Madrid.


Con esto ponemos fin a la temporada del primer filial blanco. Todos los éxitos posibles, el crecimiento de todos los jugadores y más pasos para demostrar que estamos ante la mejor cantera del mundo.

Desde Eterno Campeón ya contamos los días para volver a ver competir a aquellos jugadores que continúen su formación en Valdebebas y deseamos toda la suerte posible a quienes se han dejado todo en cada partido que han portado el escudo del Real Madrid y ahora se enfrentarán a nuevos retos. ¡Suerte madridistas!

@carlosd_mejias

1 Comentraio
  1. […] Real Madrid Júnior 2018/19 | Una generación inolvidable […]

Deja un comentario