Querer y no poder

Esta semana hubo cierta polémica en los medios y redes sociales por los comentarios del gran inventor del fútbol, Pep Guardiola. Digo cierta, ya que honestamente las declaraciones de esta persona (o personaje) hace mucho que dejaron de tener credibilidad. Todos recordaremos sus palabras refiriéndose a los jugadores del Real Madrid como solamente atletas, intentando desprestigiar la goleada que le metieron en su campo eliminándole de la Champions, o sus quejas cuando un árbitro acertó al pitar una jugada entre otras cosas.

Cada vez que intenta menospreciar al Real Madrid lo único que consigue es darnos aún más mérito y más gloria. Al final, que Pep nos omita en su lista de mejores equipos europeos de la última década sólo confirma una cosa, que hemos sido los mejores.

Aunque no me gusten sus palabras, su prepotencia al hablar, y que siempre esté intentando disminuir nuestros logros, la verdad es que lo entiendo un poco. Debe de haber sido muy frustrante ser antimadridista y del Barça en esta última década. Imaginaos llevar toda la vida intentando ser mejores que el Real Madrid para terminar siempre por detrás. Frustración tras frustración en las competiciones importantes, consiguiendo nada más que algún trofeo menor ante el dominio claro del eterno rival.

Cuando lo único que les consolaba era menospreciar las victorias blancas, llegó su época dorada, los mejores años de su historia. Liderados por su mejor jugador de siempre, empezaron a ganar títulos importantes con cierta constancia, e incluso a alzarse con la tan ansiada Champions League varias veces. Aunque aún no nos alcanzaban ni de cerca en los trofeos continentales, la diferencia era más corta y presumían de tener más orejonas en color, desprestigiando así las copas de Europa en blanco y negro que nosotros ganamos y ellos no fueron capaces.

En esta época dorada, Pep se convirtió en un icono culé por todos los títulos conseguidos durante su estancia en el banquillo. Pep no era un simple entrenador, era un visionario, un erudito del fútbol, su inventor vamos. Los demás eran meros mortales que nunca podrían estar a su altura. El barcelonismo estaba en auge, por fin se veían por encima del Real Madrid, para ellos la hegemonía había cambiado.

Dicen que las derrotas duelen más cuando tienes esperanza de victoria. Una goleada desmoraliza, pero no tanto como perder una final en los últimos segundos. No hay nada peor que estar tan cerca de un sueño, para verlo esfumarse en la punta de tus dedos. Cuando el Barcelona ya se veía ganando el título al mejor equipo del siglo XXI, llegó el Madrid (sin sistema, sin proponer nada, y sin inventar el fútbol, o eso se dicen para disminuir su dolor) y decidió hacer lo que nadie había hecho hasta entonces.


Todo empezó con la Liga de los récords de Mourinho, convirtiendo a ese Madrid en el mejor equipo de la historia de la Liga y haciendo que Pep se fuera a tierras extranjeras. Esto fue el primer aviso, pero no el golpe final, al Barça aún le quedaba haber ganado Champions más recientes y que el Madrid llevaba años buscando la ansiada Décima. Esta no tardaría en llegar. Ancelotti en su primer año conseguiría hacerse con la Copa y la Orejona en una temporada en la que el Barca se quedaría sin lograr nada por primera vez en unos años.

El miedo empezaba a resurgir en camp Barça, recuerdos de una época no muy lejana surgían, donde el equipo blanco reinaba y ellos se conformaban con mirar. Las esperanzas culés llegaron la temporada después, donde su triplete parecía decir que las victorias blancas eran un espejismo y que los blaugranas seguían siendo mejores. Pero estas esperanzas no durarían mucho.

Cuando ya se veían otra vez por encima, llegó Zidane al banquillo del Real Madrid y con él, lo nunca visto hasta la fecha. Algo que parecía imposible: tres Champions consecutivas. Nadie había revalidado título en el formato Champions, y el Madrid va y lo consigue tres veces seguidas. El Rey de Europa volvía a su trono haciendo que cualquier otro logro palideciese en comparación. La única consolación volvía a ser el intento de desprestigiar los éxitos blancos.

Regresaban los intentos de desprestigiar a los rivales (entre ellos Manchester City, PSG, Atleti, Liverpool, Juventus, Bayern de Múnich), y polémicas arbitrales inexistentes. Se criticaba el estilo de juego del Madrid, y se atribuía todo a la suerte y no al merecimiento deportivo. Todo volvía a la normalidad, nosotros ganábamos y ellos se quejaban y menospreciaban todo.

Imaginaos ser Guardiola durante todo esto. Vivir las épocas donde el Barça no era nada, luego estar tan cerca de ser mejores que el eterno rival, para ver como éste volvía a alzarse por encima de todos. Entiendo porque no menciona al Madrid entre los mejores equipos de la última época, dudo mucho que sea capaz de pronunciar nuestro nombre sin echarse a llorar o tener pesadillas.


El Barça me recuerda mucho al personaje del Coyote en los famosos dibujos animados de los Looney Tunes. Eternamente persiguiendo al Correcaminos, utilizando todos los medios posibles (lícitos o no) para atraparle, pero casi siempre quedándose corto, superado en cada aspecto (velocidad, inteligencia, etc.) por el simpático pájaro.

Os habréis dado cuenta de que he dicho “casi siempre”, y no, no os habéis confundido y yo tampoco. En un episodio emitido el 1 de mayo de 1980 titulado “Soup or Sonic” (ver episodio aquí), el Coyote después de una larga persecución por fin es capaz de atrapar al Correcaminos sin que éste se escape. Desafortunadamente para él, y gracias a la magia de los dibujos animados, cuando el Coyote lo atrapa, el tamaño del Correcaminos es bastante superior al suyo. Después de infinitos intentos fallidos de alcanzar a su archirrival, cuando por fin lo tiene entre sus brazos, se da cuenta que es demasiado grande para él.

A Pep y al Barça, como al Coyote, sòlo les queda llorar y seguir su eterna persecución, sabiendo que hagan lo que hagan nunca conseguirán su objetivo.

@Roi2bo

7 Comentarios
  1. antonio jose (@azorrilla1965) dice

    Excelente y con buen sentido madrilista este articulo #halamadrid

    1. Roi Tubío dice

      Gracias!

  2. Anónimo dice

    Muy pero muy buen Artículo. 💪💪💪👍👍👍👌👌👌

    1. Roi Tubío dice

      Muchas gracias!

  3. Roly dice

    Excelente artículo, y gran imaginación para describir a Guardiola y su complejo de inferioridad.

    1. Roi Tubío dice

      Gracias por tu comentario!

    2. Anónimo dice

      Excelente articulo me gusta muy buenooo

Deja un comentario