Previa | Real Madrid Fenerbahce

Aquí estamos de nuevo, eso debe pensar Zidane cuando baja al vestuario cada partido y ve que no encuentra la tecla para cambiar el rumbo de una nave que navega a la deriva desde hace ya mas de un año. Ayer el míster decía en rueda de prensa que tiene un equipazo y solo le falta ganar un partido, pues en parte tiene razón, muchas veces la confianza y te hace entrar en una dinámica ganadora, al igual que pasa al contrario y es de esa dinámica perdedora de la que debemos escapar.

Llegamos a esta final de consolación frente al Fenerbache, tras como es la tónica habitual por desgracia, regalar una parte y dominar otra ante el Tottenham, solo la falta de acierto de cara a gol y un error garrafal de Marcelo, muy similar al que le dio la pasada supercopa de Europa al Atlético de Madrid, nos privó de una victoria que no hubiera sido injusta. Si, ya se que también Keylor evito hasta cuatro goles claros, pero vamos a ser positivos, o a intentarlo al menos.

Los turcos llegan con dos lastres importantes, por un lado, llegan con el resultado del primer partido donde recibieron seis goles del Bayern y por otro, casi peor que el anterior, llegan con el cartel de equipo que pagará los platos rotos del Madrid de este aciago mes de julio y los blancos saldrán a morir.

Evidentemente hay mucho que cambiar, muchísimo, pero ¿sabéis qué? Que desde que el futbol es futbol  ha pasado lo mismo, en los primeros partidos de pretemporada hay piernas que pesan y desorden táctico, en cada inicio de temporada hay jugadores a los que les cuesta mas coger la forma que a otros y en todas las pretemporadas hay criticas y halagos, lo que pasa es que hace años te ibas de pretemporada a Austria, jugabas en un campo sin gradas contra un tercera austriaco y le metías doce, entonces todo te parecía bien, ahora juegas contra el campeón alemán, el subcampeón de la Europa League, el subcampeón de la Liga española y el subcampeón de la Champions y no les puedes meter doce.

Deja un comentario