El Júnior arrasa camino de Vitoria

Ganaron a Maccabi en la final tras un contundente 58-96

El Real Madrid de baloncesto Júnior se ha jugado desde el pasado viernes sus opciones para estar en la Final a 8 del Adidas Next Generation Tournament de Vitoria, también conocida como Euroliga Júnior. Finalmente, ha cumplido el objetivo tras proclamarse campeón del Torneo clasificatorio de Múnich, demostrando una notable superioridad sobre sus rivales.

Durante la fase de grupos, jugada entre viernes y sábado, el conjunto de Mariano de Pablos apenas encontró oposición para ser primeros y pasar a la final.

El partido ante el Ratiopharm ULM supuso la entrada en escena de los blancos, y lo hicieron de la mejor manera posible. Una gran primera parte situaba el marcador en 55-28, lo que permitía que el entrenador pudiera rotar bastante a lo largo de la segunda mitad con el objetivo de mantener a la plantilla en buen estado de forma todo el fin de semana. El resultado final del partido (89-74) sellaba esa primera victoria. Pese a no jugar demasiado ningún jugador, hasta cinco de ellos se fueron a los dobles dígitos en valoración, destacando los números de un Usman Garuba que empezaba a presentar su candidatura a MVP del torneo.

Fuente: adidasngt.com

En la mañana del sábado llegaba el segundo encuentro, esta vez contra el Panathinaikos, pero con una conclusión parecida. Los primeros 20 minutos volvieron a ser definitivos tras una actuación deslumbrante de todo el equipo cerca de ambos aros y haciendo una gran presión en campo contrario (52-16 al descanso). En esta ocasión, los júniors no bajaron el pistón y aumentaron algo más la diferencia, llegando hasta el 98-40 final. Contra los griegos, fueron hasta ocho los jugadores que hicieron más de 10 puntos de valoración.

Fuente: adidasngt.com

Pese a estos dos resultados, la clasificación para la final pasaba por ganar el mismo sábado por la tarde al Alba de Berlín, si no querían depender de otros resultados. No fue esto un problema para los blancos. 20 minutos. Otra vez 20 minutos necesitaron para poner el partido cuesta abajo y empezar a pensar en el domingo. En esta ocasión, el marcador durante el pase por vestuarios marcó un contundente 37-58, que llegó gracias al buen hacer de los jugadores en ataque, buscando resquicios en la defensa alemana. La segunda parte fue más de lo mismo y Mariano de Pablos pudo continuar moviendo el banquillo y dando merecidas oportunidades a cada jugador, terminando el partido 60-111. Tanto es así que toda la plantilla acabó el encuentro con más de 10 minutos disputados, y solo dos jugaron algo más de la mitad del partido.

Fuente: adidasngt.com

Llegaba entonces el domingo, el partido que decidía todo. Enfrente, Maccabi Teddy, ganador de las tres disputas de su grupo y con un faro que iluminaba todo su juego, Deni Avdija, jugador de 2,05 metros que ya ha debutado en la Euroliga con el primer equipo y que hace las veces de base y de alero, y de pívot; de todo. Se plantaba en la final con una media de 26 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias. Era el hombre a parar y Mariano de Pablos tenía un plan…

Fuente: youtube.com // Sylla, Dike, Queeley y Garuba

En esta ocasión el partido fue más igualado durante los primeros minutos. El Madrid movía bien el balón y hacía llegar el juego a sus pívots, como todo el torneo, mientras Maccabi anotaba de 3 gracias a la buena dirección de Avdija. Transcurría el partido y empezaba a teñirse de color blanco.

El banquillo español tomó protagonismo en el encuentro y Advija se ahogaba, no podía hacer nada sencillo, “Hello, my name es Queeley, Kareem Queeley”. Para quien no pudiera verlo, un ‘mini’ Jeff Taylor había aterrizado en el Audi Dome. Con la mirada, Queeley se dirigía a él al compás de Lola Indigo, parecía susurrarle…

“Me vienes a buscar, ahora sí me vas a encontrar,
Mí, me, conmigo, lo que te digo, solo sin nadie más,
Esta es la situación, no me des una explicación, no,
En la baraja el rey soy yo”.

El Real Madrid ya estaba anotando a su ritmo, compulsivamente. Los jugadores se iban entonando poco a poco, uno detrás de otro. Pero el británico necesitaba tomar un poco de aire y De Pablos encargó su trabajo a otro compañero, un seguro de vida. “Hola, mi nombre es Garuba, Usman Garuba”, (en inglés queda mejor, pero es de Azuqueca). Le amargó la tarde. Le metió manos que Advija no veía venir y se multiplicó en ataque. Con la mirada, Garuba se dirigía a él al compás de Lola Indigo, parecía susurrarle…

“Esto ya no es normal, si me insistes te voy a dar,
Mi medicina no es adictiva, es pecado mortal,
Fuiste mi perdición, la serpiente ya me engañó,
Esa manzana ya la he probao’ yo”.

Mientras Amar Sylla causaba estragos bajo los aros, Mario Nakic, en modo arrollador, terminó de cerrar el partido en el tercer cuarto. Finalmente, todos los jugadores pudieron disputar minutos y ganaron el partido con un abultado marcador de 58-96.

Fuente: adidasngt.com

Sencillamente, espectacular actuación del equipo Júnior en el Torneo de Múnich que se culminó con la inclusión de Sylla y Garuba en el quinteto ideal del torneo, siendo este último el MVP.

Cada uno de los jugadores tuvieron sus momentos de calidad y creemos necesario nombrarlos a todos porque ha sido una victoria de equipo: Javier Ramos-Yzquierdo, Mario Nakic, Ziga Samar, Golden Dike, Kareem Queeley, Rubén López de la Torre, Matteo Spagnolo, Jorge Mejías, Boris Tisma, Dan Duscak, Amar Sylla y Eric Maricel, quien no puedo estar presente pero sí en la mente de sus compañeros.

Fuente: adidasngt.com

Por supuesto, hay que mencionar y poner en valor a Mariano de Pablos y a su cuerpo técnico, que asumieron en verano el hermoso y difícil reto de seguir dejando a ‘La Fábrica’ como una de las mejores canteras de Europa y lo están haciendo con creces. Se ha visto un equipo muy trabajado e ilusionado con ganar.

Enhorabuena a entrenadores y jugadores por querer siempre ser los mejores.

Nos vemos en Vitoria…

@carlosd_mejias

Deja un comentario