#DesdeConchaEspina | ¡Feliz 2019!

Al estilo de cualquier presidente autonómico de poca monta con ínfulas para dar discursos de fin de año cual si de jefes de Estado se tratara, se dispone este humilde madridista a felicitaros el año entrante no sin antes hacer un pequeño y modesto balance de lo que ha supuesto el saliente.


Está claro que cada uno tendremos en la mente lo mejor y lo peor que nos deja este 2018 que ahora finaliza. Esas imágenes que perdurarán en nuestra mente al tratar de recordar lo sucedido en ese marco temporal. Porque ha habido de todo – como en la botica de mi amigo @boticario_81 – , y vamos a tratar de condensarlo en estas líneas sin que se hagan espesas y poder evitar así que se os apelmacen los turrones y demás dulces navideños si tenéis a bien leer el artículo.

Si hablamos de imágenes, la instantánea del año que termina no puede ser otra que la de los dos primeros equipos del Real Madrid juntos en el Santiago Bernabéu tras haber conquistado ambas Copas de Europa, fútbol y baloncesto. Esta circunstancia se ha producido por primera vez a lo largo de los ciento dieciséis años de historia del club. Un hito más de los logrados por el equipo del escudo redondito con la corona, y como reza el dicho, muchas Copas de Europa.

Los chicos del baloncesto alcanzaron la gloria en Belgrado en una Final Four en la que para lograr la Copa tuvieron que deshacerse de CSKA y Fenerbahçe: ahí es nada. Un triunfo sólo al alcance de los elegidos, y con el que hemos podido disfrutar y emocionarnos gracias a “En el corazón de la Décima”. Y como estos mozalbetes son de buen corazón, no quisieron dejar sola a esta copita y en este año 2018 conquistaron también la Liga Endesa tras derrotar en la final al poderoso Baskonia, y más recientemente la Supercopa, donde de nuevo los vitorianos fueron el contrincante, con el mismo final de guión y los dos nuevos trofeos en el Tour del Bernabéu acompañando a la Décima.

Si ya de por sí resulta difícil ganar trofeos, para el Madrid este 2018 lo fue un poco más si cabe por los infinitos contratiempos en forma de lesiones – muchas de larga duración – a las cuales el equipo se sobrepuso con una entrega y un coraje dignos del escudo al que representan.


¿Y el fútbol? Como decía el abuelillo entrañable de aquel anuncio publicitario, “¿Y el Madrid qué, otra vez campeón de Europa?” ; pues sí. Desde luego si el propósito era caricaturizar la sequía de títulos del Real Madrid, el guionista debe andar ya por Beluchistán. Porque sí; de nuevo campeones de Europa. Por decimotercera vez, tercera consecutiva, cuarta en cinco años. Esta vez en Kiev, ante el Liverpool y con un protagonista de excepción, el galés Bale que hizo uno de los goles más bonitos que se recuerden en una final. Además esta temporada deshaciéndose de rivales de poca monta por mor de las “bolas calientes” como París Saint Germain, Juventus – con golazo de chilena de Cristiano para el recuerdo – o Bayern. Y es que ganar la Copa de Europa es algo fácil…

El año termina además con el reconocimiento mundial a Luka Modric como mejor jugador del planeta y con el tercer Mundial de Clubes consecutivo logrado en Abu Dabi. ¡Que no se diga que los chicos de fútbol no son también solidarios dejando sola y desvalida a la pobre orejona en la sala de trofeos del Bernabéu!


Pero no todo fueron buenas noticias este año, como es natural. En fútbol perdimos Copa y Liga de manera impropia, y la Supercopa de Europa equivocó el destino de facturación cayendo en la misma ciudad pero en otro barrio. Además, 2018 es el año de la salida del club de dos estandartes del equipo: Zidane y Cristiano Ronaldo. Dos personajes que han hecho historia en el Real Madrid y que dejan un poso de goles, títulos y grandeza que siempre agradeceremos.

En baloncesto también se perdió la Copa, pero ésta en el último segundo y tras una decisión arbitral injusta y para no ser menos que sus hermanos del fútbol en estas “vidas paralelas”, tuvimos que afrontar la salida rumbo a la NBA del mejor jugador europeo de baloncesto que hayamos visto en muchos años, nuestro Luka Doncic.


A grandes rasgos esto ha sido el balance de 2018. Por supuesto que me voy a quedar con lo positivo y pensando en ello, y también en otro ámbito no estrictamente deportivo, voy a brindar con todos vosotros para que desde todos los proyectos madridistas sin excepción, se haga piña, se reme en el mismo sentido y se dejen de ver rivalidades por “clicks y followers” donde sólo hay compañeros de viaje en defensa del club de nuestros amores. Para que en este 2019 que está llamando a la puerta ya, logremos demostrar que juntos somos imparables y lograr que con el apoyo de un madridismo unido, la cosecha de títulos en ambas secciones no pare.

Por ello brindo con vosotros #DesdeConchaEspina ¡Feliz 2019! #HalaMadrid

@pepo2204

Deja un comentario