Entrevista a Javier Juárez | Parte 1

Esta semana hemos tenido el enorme placer de hablar con Javier Juárez Crespo sobre todos los temas que le han acompañado en su gran pasión, el baloncesto. Antes de comenzar, queremos agradecerle a Javier su predisposición y voluntad para colaborar con esta web en todo momento.

Javier Juárez, pese a que no todo el mundo lo sabe, fue un jugador con gran reputación en las categorías que posteriormente ha entrenado durante varios años. Desde Montemar de Alicante hasta Colmenar Viejo, pasando por equipos como el Caja Madrid, el Calpe y el San Fernando.

Pero en los banquillos es donde, seguramente, más le hemos visto. Colmenar Viejo, C.B. Illescas, Fundación Adepal Alcazar, Real Canoe y CEBA Guadalajara. Trece años con la pizarra en la mano dejando una huella de varios ascensos y muchas experiencias. Además, ha sido durante cuatro años entrenador asistente en las categorías inferiores de la selección española, colgándose un Oro en el Campeonato de Europa Júnior en 2011. Eso le sirvió para llegar al Real Madrid en 2015 y ganar dos Campeonatos de España Júnior, acudir todos los años a la Final a 8 del Adidas NGT y vencer en varios campeonatos. Finalmente, el verano pasado llegó la llamada del UCAM Murcia para debutar en ACB. Actualmente, se encuentra esperando la próxima oportunidad.


Un miércoles cualquiera, dos teléfonos móviles y muchos temas que tratar…

P.- No todo el mundo sabe que fuiste jugador antes que entrenador y te retiraste por una lesión.

R.- Sí, fue la etapa que más he disfrutado del baloncesto porque pienso que jugar es lo máximo de este deporte. Me lesioné con 35 años ya, con lo que si no hubiera sido por la lesión me habrían terminado retirando igualmente (risas).

P.- Anteriormente ya disponías de titulación para ser técnico y cuando dejas de jugar empiezas a entrenar en el equipo en el que jugabas, el Colmenar.

R.- Desde el primer año que fui a jugar a Teruel siempre me gustó entrenar niños porque creo que es fundamental que nos pasemos unos a otros el legado y siempre he tenido la voluntad de intentar enseñar y enganchar a la gente al baloncesto.

El Colmenar es el equipo de mi pueblo, donde jugué los últimos años, y el entrenador que estaba en ese momento se marchó y me dieron la oportunidad de ser yo quien ocupara el banquillo, probablemente lo hicieran para asegurarse que no volvía a jugar (risas).

P.- Tras esa etapa te marchas a Illescas, donde coincides con una leyenda del Real Madrid, Wayne Brabender.

R.- Cuando llego al Illescas, el club decidió que Wayne Brabender fuera el director deportivo tras subir a Liga EBA, y la verdad es que allí fue todo de maravilla porque cogimos al equipo en EBA y terminamos en LEB Oro, haciendo dos ascensos consecutivos. Un proyecto muy bonito.

P.- ¿Cómo se viven esos ascensos?

R.- He tenido la suerte de disfrutarlo cinco veces con diferentes clubes y es algo inolvidable porque es el trabajo de todo un año, al final es todo alegría y en el mundo profesional, normalmente, ganar es muy difícil porque solo gana uno y haberlo podido conseguir varias veces es una gran alegría. Viéndolo ahora con el tiempo creo que no tuvo tanto mérito porque, realmente, durante esos años en Illescas, Alcázar, Canoe o Guadalajara, entrenaba equipos en los que lo difícil era no ascender, puesto que había jugadores que en ese momento eran los mejores de la categoría, pero está claro que es una alegría tremenda y con el tiempo te quedas con la sensación de haber cumplido con tu deber.

Tanto en Illescas como en Alcázar se vivieron esos ascensos de una manera muy especial, fueron momentos históricos para el baloncesto de estas dos localidades porque llegar a LEB Oro no es nada fácil para ciudades tan pequeñas, pero fue gracias a la implicación de estas localidades por conseguir los recursos para tener un equipo competitivo y, además, llenar el campo cada partido y apoyar siempre para que el equipo se sintiese reforzado en todos los encuentros. En Canoe también pero al ser en Madrid, la capital, era distinto, pero igual de especial porque era un grupo humano en el que todos éramos amigos, fue muy bonito por el equipo de jugadores, entrenadores, el director deportivo, que era Miguel Ángel Aranzábal, etc., fue realmente bonito, pero es cierto que detrás de Illescas y Alcázar había localidades que no están acostumbradas a vivir éxitos deportivos de ese tamaño. Fueron años inolvidables para mí.

P.- Conoces perfectamente cómo se trabaja en la formación de jugadores, sobre todo en el Real Madrid. ¿Qué te parecen las palabras de Kevin Durant cuando dice que Luka Doncic tuvo la ventaja de no tener que estudiar?

R.- La verdad es que no conozco su formación a nivel de estudios, creo que es un gran jugador, uno de los mejores del mundo, pero creo que en este caso habla desde el desconocimiento porque no conoce a Luka. Quienes le conocemos sabemos que es un chaval muy bien educado y formado como persona y creo que es el mayor ejemplo del trabajo de la cantera del Madrid estos últimos años, se gana la simpatía de todo el mundo y además va a llegar a un nivel de jugador como, por ejemplo, el de Kevin Durant en la NBA. Creo que es el reflejo más claro del trabajo de la cantera del Madrid. Es un chico que vino con 13 años y con 19 se fue a Estados Unidos tras haber ganado todo en Europa y ahí está su primera temporada. Sin una formación como la que tiene, siendo el mismo jugador, no lo habría conseguido.

Cualquiera que haya pasado por el Real Madrid queda marcado de por vida y el caso de Luka no es diferente al de tanta gente que ha pasado por el Madrid, pero es verdad que él, por su espontaneidad y juventud, lo demuestra y yo como madridista solo puedo aplaudirle, porque el Madrid le ha ayudado a ser quien es, pero él le está devolviendo al Madrid todo eso cada vez que tiene oportunidad. Es para aplaudirle, estarle agradecido y, sobre todo, para seguir sintiéndole uno de los nuestros porque él no va a dejar de serlo nunca.

P.- Después de estar tres años entrenando a un equipo Júnior, ¿piensas que debería haber un paso intermedio entre esa etapa y profesionales?

R.- Es un tema que se ha hablado mucho, crear una categoría intermedia ayudaría sin duda a las categorías inferiores, pero para mí lo más importante es que tal y como está montada la Liga ACB y lo que se mueve a través de ella, creo que hace falta que entre todos nos pongamos a sacar a más jugadores españoles a equipos ACB, porque realmente el número es muy pequeño y pienso que hace falta, y si no son españoles, que sean extranjeros pero formados aquí, porque como he dicho anteriormente, creo y estoy convencido que, por ejemplo, Luka Doncic es el jugador que es porque tomó el paso de ir al Real Madrid. Seguramente si hubiese estado en otro país no habría llegado al nivel que ha llegado. En España se trabaja muy bien, hay un gran nivel de entrenadores desde la formación hasta la élite, y entre todos deberíamos dar más valor al jugador nacional y al formado aquí.

P.- En ese nivel intermedio que hablábamos se encuentra la universidad de Estados Unidos. Hay muchos chicos que deciden ir allí.

R.- La opción de la universidad es una opción lógica porque muchos jugadores, ante las expectativas profesionales que se les presentan al acabar su etapa Júnior, optan por el camino de ir a EEUU, seguir formándose en una categoría todavía de formación y crecimiento como es la liga universitaria y aprovechar también para formarse para el día de mañana cuando acaben su carrera deportiva. Me parece una buena opción, pero el problema es cuando hacemos mejor esa opción no dando la posibilidad a muchos de pasar al profesionalismo.

P.- Cuando llevabas pocos años como entrenador tuviste la oportunidad de trabajar en las categorías inferiores de la selección, llegando a ser asistente del equipo Júnior campeón de Europa en 2011.

R.- Pasé cuatro veranos muy buenos en la Federación Española ayudando y aprendiendo de los entrenadores con los que compartí staff en una época en la que se consiguieron grandes resultados, y tuve la suerte de entrenar a jugadores de NBA como Álex Abrines o Willy Hernangómez y a otros maravillosos como Alberto Díaz, Dani Díez, Jorge Sanz, Julen Olaizola, Albert Ventura, Jaime Fernández, etc., que son hoy jugadores importantísimos. Fue una experiencia maravillosa y poder llevarnos un Oro en categoría Júnior a nivel europeo fue una gran alegría porque España solo lo ha conseguido tres veces en su historia.

Fuente: marca.com

El jugador español es siempre un valor seguro. Desgraciadamente, en ACB no hay muchos, creo que debería haber muchísimos más, la liga tendría mucha mayor repercusión a nivel mediático. Además, pienso que se jugaría un baloncesto más atractivo porque el jugador español se mide hoy con el jugador americano y puede mirar por encima de la cabeza al resto, esa es la realidad.

P.- Jugadores que a edades muy tempranas ya destacan mucho, ¿pueden “estropearse” por sus entornos?

R.- Desgraciadamente ocurre y mi experiencia me dice que los entornos, queriendo ayudar, perjudican. Cuando entras en un club como el Madrid lo que tienes que hacer es poner a tu hijo, a tu jugador, a tu representado, en las manos del club, si no confías en un club como el Madrid tienes un problema, y dejar que ellos hagan su trabajo. Esa es mi experiencia.

P.- Volviendo al baloncesto profesional, cuando termina la pasada temporada aparece la noticia de tu fichaje por UCAM Murcia. ¿Sabías que existía la opción de ir a Murcia un tiempo antes?

R.- No, en absoluto. Cuando me llama Alejandro Gómez para ir a Murcia había terminado la temporada del equipo, exactamente estaba jugando el primer equipo la final de liga y lo recuerdo perfectamente porque se encontraban entre el tercer y el cuarto partido en Vitoria.

P.- ¿Qué sentiste ante aquella oportunidad?

R.- Me hizo mucha ilusión que alguien de la Liga Endesa pensara en mí para darme la oportunidad en la única categoría que no había entrenado y también me da mucha alegría ver que hay ascensos y descensos, habiendo muchos movimientos en banquillos. Creo que es bueno que aparezcan caras nuevas en el baloncesto y eso servirá seguramente para que muchos entrenadores que tienen un nivel como el mío vean que existe la posibilidad de llegar a entrenar al máximo nivel y creo que solo por eso ya merece la pena porque tengo infinidad de amigos y compañeros que les habrá servido para seguir trabajando motivados con poder llegar. En mi caso tengo claro que si no hubiese estado en la cantera del Real Madrid no habría llegado esa llamada.

El entrenador español está muy bien preparado, solo hay que ver a los equipos españoles en competiciones europeas, porque suelen obtener muy buenos resultados y lo mismo cuando los técnicos españoles van al extranjero o en las selecciones nacionales, ahí están los resultados. Estoy convencido que hay muchos entrenadores que están preparados para dar el salto al primer nivel.

P.- Cuando llegas a Murcia encuentras a una plantilla renovada con jugadores de distintas nacionalidades y con poca experiencia en la liga. ¿Eso lo hizo más complicado?

R.- Decir esto con los resultados que obtuvimos en la Liga Endesa… Aunque realmente fue malo desde enero, porque hasta el 23 de diciembre nuestra temporada creo que era muy buena, a pesar de la lesión de Todorovic. Cuesta pero cuesta igual que en cualquier otro equipo. Tuvimos un muy mal mes de enero, el equipo encadenó varias derrotas y creo que el hecho de que el entrenador fuese debutante desembocó en que el club pensase en un entrenador con mayor prestigio y experiencia en la liga. Yo estoy muy satisfecho del trabajo que he hecho y ahora estoy teniendo tiempo para aprender de los errores que he cometido y estar preparado para el siguiente proyecto de la mejor manera posible.

P.- ¿Cambiarías algo de lo que hiciste?

R.- Sí que hay cosas que hiciste que, analizadas y vistas con la perspectiva del tiempo, seguramente no volvieses a hacer. Pero si pudiese haber cambiado algo, creo que si no se hubiese lesionado Dejan Todorovic la temporada de UCAM Murcia hubiera sido muy diferente.

Fuente: twitter.com (@ACBCOM) // Lesión grave de Todorovic el 15/08/2018

P.- Durante la temporada se ha visto sufrir al juego interior del equipo.

R.- Sí, el juego interior del equipo ha sufrido porque el UCAM, sobre todo hasta la llegada ahora de Manu Lecomte, no ha tenido un director puro de juego, ha tenido otro tipo de jugador en la posición de base y eso al final afecta en el rendimiento de los jugadores interiores. Por ejemplo, en el tercer partido del playoffs entre Panathinaikos y Real Madrid, Gustavo Ayón hace un gran partido en el último cuarto, pero no lo hubiese hecho sin un base como Facundo Campazzo, que le asiste. Creo que eso se ha sufrido pero con la llegada de Lecomte, un jugador internacional con Bélgica, se ha subsanado y seguramente el juego interior de cualquier equipo, cuando tienes jugadores con unas características de juego más de dirección y de compartir el balón, pues brillan más sobre todo los jugadores interiores que necesitan de alguien que les asista o sino tienen que buscarse la vida mediante el rebote ofensivo o acciones que los jugadores de Murcia están capacitados para hacer porque tienen un gran físico.

P.- La llegada de un jugador como Dino Radoncic le vino bien al equipo.

R.- Sí, muy bien. Dino es de los mejores jugadores de Europa de su edad y tiene un gran talento tanto físico como técnico, creo que le ha venido muy bien al equipo. Desgraciadamente solo pude coincidir con él una semana y media pero estoy muy contento por él, porque está jugando muy bien y ayudando mucho al equipo.

Fuente: planetacb.com // Presentación de Luka Mitrovic y Dino Radoncic el 11/01/2019

P.- ¿Crees que el equipo se salvará aunque sea sufriendo?

R.- Sufrir va a sufrir porque ya estamos sufriendo. Fíjate si va a sufrir que quien te habla ha sido parte del equipo y ya no está, así que sufrir ya lleva tiempo sufriendo. Como te dije antes, la lesión de Todorovic, la marcha de Marcos Delía, el cambio de entrenador, las incorporaciones nuevas… Todas estas cosas demuestran que la temporada no marcha como todos queríamos y por unas razones o por otras estamos sufriendo, pero estoy convencido que se van a salvar porque realmente creo que el esfuerzo que hace el club y la UCAM por estar en Liga Endesa y participar como se ha hecho en estos años en competiciones europeas, merece continuar en la categoría y estoy convencido que así será.

P.- En general, la afición murciana siempre ha sido respetuosa contigo.

R.- En la opinión de la afición habrá de todo, pero lo que sí te puedo decir es que yo sigo viviendo en Murcia y a mí me han tratado muy bien. Acepto todas las críticas que me hayan hecho como responsable del equipo, pero creo que tienen claro que he intentado trabajar lo mejor que he podido y, por supuesto, me hubiese gustado que los resultados fuesen mejores pero tengo la conciencia muy tranquila porque llegué a Murcia con mucha ilusión y muchas ganas de hacer un gran trabajo, y eso creo que lo sabe todo el mundo. No ha salido bien, en la liga a nivel profesional los resultados mandan y lo acepto y asumo como tal. Es una espina que tienes ahí clavada porque es la primera vez en mi carrera que no estoy una temporada entera en un club, sin tener la oportunidad ni de acabar la temporada, pero me quedo con todo lo bueno que me ha pasado en Murcia y también con todo lo menos bueno para aprender, corregir y evolucionar como entrenador.

P.- ¿Puedes decir si sabes si tendrás muchas ofertas?

R.- Si soy honesto no lo sé porque, por la experiencia que tengo gracias a los años que llevo en esto, cuando las cosas salen bien el teléfono suena mucho pero cuando las cosas no salen bien suena poco y lo único que me queda es seguir formándome y trabajando para volver a tener una oportunidad, pero a día de hoy no tengo nada claro y lo que voy haciendo es llenar la mochila del próximo proyecto de formación, de ilusión y de ganas, porque llevo ya casi tres meses sin entrenar y es el momento en los últimos quince años que más tiempo llevo sin hacerlo.

Lo que más echo de menos es el vestuario, el convivir con los jugadores y la competición, el día a día. Es cierto que en Murcia ha sido poco tiempo pero fue muy intenso por tener dos competiciones y claro que lo echo de menos.

P.- Terminamos esta primera parte recordando tu pasado verano en la Summer League con Utah Jazz. ¿Qué tal fue?

R.- Esa experiencia fue un regalo. Es un master porque aprendes entrenando, y poder estar en una franquicia de la NBA como Utah Jazz, con la historia que tiene detrás y con ese presente, es una experiencia inolvidable para cualquier niño grande como yo al que le apasiona el baloncesto. Es un regalo que me ha dado este deporte. Si me lo dicen hace quince años… Igual que estar en el Madrid, entrenar en Liga Endesa o ganar el Campeonato de Europa Júnior. Compensa todo el trabajo realizado y me hace sentir tremendamente afortunado.

Fuente: twitter.com (@JJuarezcrespo)

El mes que pasé allí fue como estar soñando despierto, entre Salt Lake City y Las Vegas. Aprendí mucho y ojalá tenga la oportunidad de repetir algún verano más porque me trataron de maravilla, es una franquicia muy familiar, es una cultura diferente porque son mormones y es gente muy cariñosa que te cuida y está pendiente de ti en cada momento y ojalá pueda repetir este regalo que no voy a olvidar nunca.


¿Os habéis quedado con ganas de más? La próxima semana podréis leer la charla que tuvimos con Javi Juárez acerca del Real Madrid. No te lo pierdas…

Entrevista realizada por Carlos Mejías (@carlosd_mejias)

Deja un comentario