Entrevista a Acoydan McCarthy | “Estuve a punto de dejar el baloncesto, ahora solo quiero disfrutar y mejorar a diario”

Hoy tenemos el placer de hablar con Acoydan McCarthy, canterano del Real Madrid durante cuatro temporadas (2013-2017). Situaciones especialmente bonitas, momentos complicados hasta llegar a una depresión, la influencia de las RRSS, la fuerza mental y, sobre todo, mucho baloncesto.

McCarthy llegó a La Fábrica tras jugar en las categorías inferiores del CB Gran Canaria y hacer una gran Minicopa 2013. Pese a tener detrás a varios equipos eligió el Madrid como su siguiente destino y aquella decisión le llevó a ser campeón de España Cadete en 2015 y Júnior en 2017.

Durante aquellos años estuvo en Brooklyn en el Jordan Brand Classic, torneo que reunió a los mejores cadetes de Europa en abril de 2015, participó en el Adidas Eurocamp el mismo año en Treviso y disputó el Basketball Without Borders de la NBA en septiembre de 2016 en Finlandia.

También ha sido internacional con la Selección Española de Baloncesto, disputando el Europeo U16 en 2015 (9,6 puntos, 2,4 rebotes y 2,4 asistencias) y el Mundial U17 en 2016 (5,1 puntos, 1,7 rebotes y 1,9 asistencias).

Una vez finalizada su etapa Júnior cumplió su sueño y marcharse a EEUU. En la temporada 2017/18 jugó para Austin Peay Governors de la Ohio Valley Conference, no teniendo demasiadas oportunidades pero llegando a disputar 23 encuentros en la NCAA.

Tras aquel año, decidió volver a casa la temporada pasada y jugó la Liga EBA con el Aloe Plus Lanzarote Conejero, donde promedió 11,2 puntos, 3,8 rebotes, 1,7 asistencias y 10,3 de valoración en 29,6 minutos por partido.

Un nuevo cambio de aires ha llegado para él este año, embarcándose en el bonito reto de ser uno de los líderes del Tobarra CB que, curiosamente, juega en el mismo que el Madrid, por lo que pronto volverá al que ha sido su segundo hogar.

Muchas historias que contar y un futuro enorme por delante para este alero nacido en Las Palmas que, pese a que le conozcamos desde hace tiempo, aún tiene 20 años. Entre canasta y canasta, Aco nos regala estas líneas…

P.- ¿Cuándo empezaste a jugar al baloncesto? ¿Cuáles son tus primeros recuerdos con el balón?

R.- Si soy sincero mis primeros recuerdos jugando al baloncesto son no parar de llorar en el Colegio Iberia cuando los entrenadores gritaban o me decían algo que no me gustaba. También recuerdo ir a tirar a la canasta de mi barrio y de estar todo el día con un balón botando fuese a la hora que fuera.

Fuente: google.com // CEIP Iberia (Las Palmas)

La primera vez que tu nombre aparece en todos los medios es en el año 2013 cuando haces una espléndida Minicopa y empieza a hablarse del interés de varios equipos. ¿Un chico de 14 años entiende lo que está pasando o solo se dedica a jugar?

En aquel entonces sí que entendía que se hablase de mí porque al estar en un club grande ya desde pequeño pues veía como se hablaba de otros jugadores también de mi edad y no lo veía como algo tan importante. Si es verdad que me sentía orgulloso y que se lo enseñaba a todos mis amigos, pero más allá de ahí no supuso un cambio en  mi forma de ser. Me dedicaba a jugar y a hacerlo cada día mejor.

En ese verano finalmente te decantas por ir al Real Madrid, eligiéndolo por delante del Barcelona, que según los medios estaba también interesado. ¿Por qué el Madrid?

Madrid es una ciudad que siempre me había gustado, eso fue un punto a favor. Deportivamente, lo que me ofrecía el Madrid en ese momento lo vi como lo indicado para mí; poder juntarme con Luka Doncic después de haber vuelto de hacer una Minicopa muy buena, juntarnos pues era una motivación para intentar conseguir algo grande para la cantera del club los próximos 4 años.

Siendo muy joven pones muchos kilómetros de distancia entre tu familia y amigos y tú. ¿Cómo llevaste eso en los primeros meses?

Pues la verdad que muy bien. Sí que es verdad que todo depende de la persona pero nunca tuve un problema de querer volver a casa por sentirme solo o echar de menos a mi familia y amigos, que obviamente los echaba de menos, pero sabía que estar ahí era una oportunidad que no podía desaprovechar. Estaba muy bien cuidado y eso hacía que todo fuese más fácil.

Fuente: sevilla.abc.es // Torneo Mezquita 2014

¿Y cómo es ese trato que ofrece el club para qué un chico de esa edad se sienta a gusto y quiénes eran las personas que más os cuidaban?

El trato del club es impecable, desde el primero hasta el último. Pablo Sañudo y Alberto Angulo lo hacían todo muy fácil. Hablaban contigo, se reían contigo e intentaban ejercer una figura de padres para que todos estuviéramos muy bien. También tengo que nombrar a Antonio Centenera, nuestro tutor que nos ayudaba con todas las clases y siempre estaba ahí para cualquier cosa que necesitáramos. No nos faltaba de nada en el día a día. 

Con la cantidad de horas que pasáis juntos en Valdebebas, debe ser muy importante la relación con tus compañeros y conseguir congeniar, aunque cada uno llegue desde un entorno muy distinto…

Es difícil, al final 4 años dentro de una residencia durante 24 horas con las mismas personas, fácil no es, pero al final éramos compañeros y todos hacíamos el esfuerzo de dejarnos conocer para saber los gustos y lo que no le gusta a cada uno para llevar una convivencia amena. Hay que adaptarse y sobre todo querer aprender el uno del otro porque, como dices, cada uno viene de un entorno diferente, diferente idioma, distinta cultura… y quieras o no, eso te aporta un enriquecimiento cultural.

Como decías antes, en tu época como cadete coincidiste con Luka Doncic y ambos liderasteis a un equipo que ganó muchos torneos. Ya se veía venir hasta dónde podía llegar Luka, ¿no?

Ahora que ya se puede decir, Luka se sabía que iba a llegar a la NBA por lo menos desde el torneo de la Minicopa, que fue cuando yo primero lo vi. Si todo iba bien era imposible que no llegase… Su mejora era constante y sobre todo el cambio físico que pegó de la Minicopa a precadete fue el detonante de su explosión y superioridad sobre todos los demás. Es uno entre un millón.

Fuente: twitter.com/@acomccarthy // Acoydan y McCarthy, Luka Doncic y Miquel Angel Fons

Y hablando de ti como jugador en esa época, ¿qué aspectos de tu juego dirías que mejoraron durante tus años en la cantera madridista?

Pues sobre todo a madurar mi forma de jugar, saber cuándo es un buen tiro, cuándo no; saber cómo afrontar los partidos, las competiciones y los descansos. En el Madrid son muy profesionales, trabajamos cada aspecto del juego.

Durante aquellos años estuviste en jornadas de entrenamiento en el Jordan Brand Classic, el Adidas Eurocamp y el Basketball Without Borders. Debe ser algo muy especial vivir todos esos momentos.

Y aún lo sigo viviendo, no he vuelto aún de todas esas oportunidades, las recuerdo como si hubieran sido ayer. Son oportunidades que hay que valorar. Muy pocas personas tienen la oportunidad de viajar por el mundo para hacer lo que te gusta y para hacer entrenamientos con Batum, Rubio, etc… como hice en el Eurocamp de Treviso. O conocer a Carmelo Anthony, o al mismísimo Michael Jordan en persona y sacarse una foto justo al lado. Son experiencias impagables que ojalá todo el mundo las pudiera vivir porque te enseñan a valorar todo lo que tienes y la suerte de jugar a este deporte.

En esa etapa también disputas varios torneos con la Selección Española como el Europeo U16 o el Mundial U17. De esas competiciones, ¿qué recuerdos guardas con más cariño y cuáles con menos?

Pues lo que más recuerdo a pesar de no haber conseguido medalla, es quedar aun así tan arriba en la competición en los dos eventos. Jugar con jugadores de diferentes partes de España es otra experiencia muy buena y te hace conseguir amigos que tendrás para toda la vida.

Además, te llega la oportunidad de realizar la pretemporada con el primer equipo. ¿Cómo viviste aquello?

Un sueño… Compartir vestuario en los partidos con jugadores como Jaycee Carroll, Ayón, Taylor… es otra de las experiencias de las que hablo. Siempre estaré muy agradecido a Pablo Laso por darme la oportunidad de hacer dos pretemporadas con su equipo y a Paco Redondo y a Chus Mateo por ayudarme en cada entrenamiento de esa pretemporada.

Supongo que ellos, Pablo Laso y su cuerpo técnico, te dieron consejos que han sido muy valiosos para tu evolución como jugador. ¿Cuál fue tu mayor aprendizaje entrenando al más alto nivel?

Mi mayor aprendizaje es que si quiero llegar a ser profesional algún día, tengo que entrenar como profesional todos los días; me enseñó sobre todo a no ser conformista con las cosas, siempre querer más y a dar un paso adelante cuando se necesita de mí. Además de aprender de cada jugador.

Ahora hay jugadores como Garuba o Mario, con los que seguro compartiste algún momento, que están empezando a jugar muchos partidos con el primer equipo, y otros como Spagnolo, Duscak, Tisma o Núñez que han estado en verano con ellos. ¿Qué consejos le das a ellos y al resto de jugadores de la cantera que sube en pretemporada como hiciste tú?

Disfrutar, trabajar duro y sobre todo no estar nervioso y aprovechar cada oportunidad al máximo, una oportunidad bien aprovechada puede que sea el detonante de una evolución deportiva inmensa. He ahí Luka, sí es verdad que él ya estaba preparado, pero cuando se le dio la oportunidad la aprovechó al máximo y a partir de ahí le fue todo aún mejor.

En todos esos años en la cantera del Madrid, nos queda la sensación que algunas lesiones frenaron algo tu progresión y hubo momentos en los que no pudiste mostrar tu baloncesto con regularidad. ¿Es así?

Tuve dos operaciones en mi penúltimo año que me hicieron perderme cerca de mitad de temporada. Yo siempre he dicho que cuando sales de júnior y empiezas la etapa sénior es cuando empieza la realidad, estás tú solo buscándote la vida contra cientos de jugadores que quieren ser lo mismo que tú. Gente que aun sin ser tan conocida puede que estén entrenando el doble que tú, por lo que todo se nivela y comienzas a enfrentarte a gente físicamente mejor que tú y con más experiencia, por lo que creo que a partir de la etapa sénior es cuando de verdad comienzas a ser un jugador de baloncesto y ves la realidad.

Terminas la etapa formativa en el Real Madrid recién cumplido los 18 años. Con respecto a este tema hay un debate del que seguro tú puedes aportar mucho. Si el Madrid hubiera tenido un equipo en una categoría superior como LEB Oro o Plata, ¿te habrías planteado continuar en el club?

Ahora mismo no lo sé, supongo que sí, pero desde pequeño y desde que fui al Jordan Brand mis ganas de probar la experiencia en EEUU eran mayores que las de quedarme en España, independientemente de lo que pudiera causar el cambio. Mi sueño era jugar en EEUU y fui a probar. No me arrepiento.

En ese sentido, ¿crees que si existiera una categoría sub-21, por ejemplo, los jugadores jóvenes podríais progresar con mayor facilidad?

Pues nunca me había parado a pensarlo. Sé que en Serbia y alguno de esos países tienen esa categoría si no me equivoco y no les va mal, así que supongo que sí, puede que ayudara a los jóvenes a progresar más fácilmente.

Como decías, decides ir a la NCAA, a Austin Peay Governors, una gran oportunidad que además era lo que querías, ¿no?

Como dije anteriormente era mi sueño desde pequeño y tenía claro que iba a ir en algún momento y creí que esa era el momento adecuado. No me arrepiento. Sé que el cambio fue muy grande pero me llevo experiencias y un inglés bastante madurado.

Fuente: letsgopeay.com

¿Cómo describirías tu año allí? ¿Recomiendas a los jóvenes dar ese mismo paso o cambiarías algo de la decisión que tomaste?

Mi año fue duro, no me adapté sobre todo a la zona donde vivíamos y a la gente. Dentro del equipo genial con los compañeros y pienso que podía haber aportado más si se me hubieran dado oportunidades, pero aun así, las pocas que tuve las aproveché al máximo y sé que di todo lo que pude, porque es lo que tiene la NCAA, es muy estricta, los entrenamientos son muy duros y, o estás al cien por cien o te cortan directamente.

Yo, si es el sueño de algún joven ir a la NCAA, yo recomendaría que fueran a probar. Al fin y al cabo lo dice la palabra, son jóvenes, tienen toda la vida por delante si no sale bien allí, no es el fin del mundo como muchos comentan en las redes sociales cuando un jugador se vuelve de allí.

Hay que apoyar más al jugador español y no intentar hacer daño a su proyección con comentarios en las redes sociales. Después nos quejamos de que cada vez hay menos españoles en las ligas… Muchos han dejado ya de jugar por comentarios y por sentirse inferior o no valorado después de hacer un año regular o un mal año.

Si tu sueño es irte a USA vete, si es jugar en plata y tienes la oportunidad, juega. Hagan lo que os apetezca sin pensar en lo que dirán los demás o en qué vas a hacer si te sale un mal año.

Al año siguiente regresas a España y, supongo, que entre las ofertas que tenías, volver a tu tierra era fundamental.

Mi año fue duro, como comenté antes, recibía muchos comentarios sobre si no jugaba o que no daba de mí lo que se esperaba. No me sentía valorado lo suficiente dentro del equipo y eso me llevó a querer volverme a España, pero aguanté el año entero porque no me gusta dejar las cosas a medias pase lo que pase.

Esto no lo sabe nadie pero, fueron unos meses muy duros allá en Tennessee. Me costaba el estar entrenando tan duro y después no jugar, hasta el punto que me entró una depresión y aun así aguanté todo el año e iba a entrenar al 100% igualmente solo por mi orgullo; pero estuve a punto de dejar el baloncesto. Estuve unos dos meses con esos pensamientos en mi cabeza y esperando que llegara el día de volver a España. Pero como dije, no me arrepiento de la decisión que tomé.

Por lo que sí, era fundamental volver cerca de mi casa y hacerlo en el Conejero.

En el Aloe Plus Lanzarote Conejero de Liga EBA has hecho una muy buena temporada. ¿Estás contento con tu rendimiento?

Sí, no hay 100% porque empecé la temporada con una lesión y hasta la segunda vuelta de la competición no me sentí a mi máximo potencial. Pero sí, después de lo de USA, creo que fue un gran año para mí para volver a tener las ganas y la ilusión que se me fueron quitando durante el año anterior.

Por último, ¿cómo te planteas el futuro y qué metas quieres alcanzar? Mi futuro lo planteo a largo plazo, no tengo prisa. Quiero mejorar y jugar bastante para volver a llegar a mi máximo nivel e ir subiendo peldaño a peldaño. No tengo prisa para nada, solo quiero disfrutar del baloncesto mientras mejoro cada día.

Por Carlos Mejías, @carlosd_mejias

Deja un comentario