Eli John Ndiaye: un jugador atípico

Ala-pívot con imponentes cualidades físicas y técnicas

Nos encontramos a orillas del océano Atlántico, en la costa oeste de África, en Senegal. Allí nació Eli John Ndiaye el 26 de junio del año 2004, en la localidad de Guediawaye. Vivió en Thiès, a unos 60 km de Dakar, donde se encuentra el centro de formación deportivo CFAK LBC, lugar en el que, probablemente, empezaría a anotar sus primeras canastas.

Ndiaye Real Madrid 2018
Fuente: realmadrid.com

Su llegada al Real Madrid se produjo en el verano de 2017 y los técnicos de la cantera madridista decidieron que, pese a ser un jugador de edad infantil, su altura de 2,03 metros y su ya desarrollado físico le permitían formar parte de la plantilla Cadete del club, con el objetivo de enfrentarle a jugadores de parecido tamaño.

Durante esta temporada ha sorprendido a todos demostrando un altísimo nivel de juego, lo que le sirvió para estar en la convocatoria de la selección de la Comunidad de Madrid en enero de 2018 para disputar el Campeonato de España por CC.AA., siendo una pieza clave en la conquista del título. A lo largo del torneo promedió 20 puntos y 15 rebotes e hizo uno de sus mejores actuaciones en la final, anotando 23 puntos y capturando 18 rebotes en los 39,41 minutos que jugó.

A partir de entonces llegaron los grandes éxitos con la camiseta del Madrid. En febrero de este año, el equipo Infantil lograba la Minicopa con una gran presencia de Ndiaye durante el torneo (19p/14r) y, concretamente, en una disputada final en la que su presencia fue determinante en ambos aros y terminó con 19 puntos y 20 rebotes en la hoja de estadísticas.

El pasado mes de mayo estuvo presente en la plantilla del Real Madrid que ha levantado el título del Campeonato de España Cadete celebrado en Lleida, promediando 8,3 puntos y 7,5 rebotes para 11,7 de valoración en 15 minutos por encuentro.

Por último, recientemente también ha conquistado el Campeonato de España Infantil, de cuya final fue el MVP con 24 puntos y 15 rebotes para 30 de valoración. Durante el torneo disputó 16 minutos por partido según la estadística oficial, puesto que en varios partidos se cerró el acta antes de terminar el encuentro por haber una diferencia de 50 puntos en el marcador. En solo 16 minutos promedió 15,4 puntos, 8,5 rebotes y 21 de valoración por partido.

Ndiaye España 2018
Fuente: fbm.es

Ese es el palmarés de Eli John y esos son sus números, pero no siempre las estadísticas son lo más importante para saber cuándo un jugador es muy bueno. El senegalés es un ala-pívot de 2,03 metros, pesa 83 kilogramos y debe tener una envergadura superior a los dos metros, lo que hace que no sea excesivamente difícil hacer números destacados. Pero Ndiaye está muy lejos de ser el típico jugador africano que solo suma gracias a su desarrollado físico, aunque eso suponga tener que estar todo el partido debajo del aro, sino que tiene una perfecta coordinación de su cuerpo y calidad suficiente para jugar a este deporte.

En defensa marca la diferencia reboteando, taponando y metiendo manos impredecibles para cortar líneas de pase y robar balones que él mismo se puede encargar de llevar hasta la canasta rival. Además, cuenta con una rapidez de pies poco frecuente en jugadores de su estatura, por lo que es capaz de defender a jugadores más pequeños y no permitir que le sobrepasen.

En la parcela ofensiva, Eli John es capaz de moverse por todas las partes de la cancha pues, aunque su posición inicial es la de interior debido a su físico, su baloncesto le permite salir al perímetro a recibir para penetrar hacia canasta y hacer acciones de recibir y tirar con buenos porcentajes desde la línea de 3. Esto hace que sea un jugador difícil de defender, pues si su marca es un pívot grande, Eli puede salir a jugar por fuera o tirar de media distancia. En cambio, si el defensor es un jugador más pequeño, aprovecha sus argumentos físicos para llevarle al poste bajo y hacer daño con una bandeja o un espectacular mate. Un lujo.

Ndiaye Real Madrid
acbtv.acb.com

Calidad, velocidad y movilidad. Tres características que jamás nombraríamos en un jugador de casi 14 años y 2,03 de altura. Esto hace que tenga capacidad tanto para botar el balón y driblar, como para atacar con agresividad un rebote por encima del aro.

No se dejen engañar cuando vean su físico en fotos, vayan directamente a verle jugar. No es el típico jugador grande, no es el típico pívot que se pierde en el campo, no es el típico chico que duerme bajo el aro y no va a ser el típico jugador del que se habla siendo canterano y se pierde en profesionales. Eli John Ndiaye, un jugador atípico.

Trayectoria de Eli John Ndiaye:

Ingresó en las categorías inferiores del Real Madrid

  • Infantil A / Cadete B (2017-)

@carlosd_mejias

Deja un comentario