Editorial EC| ¿Hay que mirar al mercado de invierno?

Tras la dura derrota en Wembley, son muchas las voces que se preguntan si es pronto para mirar al mercado de invierno o hay que seguir siendo cautos. Desde luego, lo que está claro a estas alturas de la temporada, y es indiscutible, es que al equipo le pasa algo. Algunos hablan de la forma física, otros de falta de motivación o pérdida del hambre de títulos.

Se escucha incluso que “claro, es año de Mundial y ya se sabe”, que si la plantilla ha empeorado, que si el “equipo B” no es lo que era… multitud de opiniones y factores. Pero lo que no se puede negar es que el equipo, tras 2 meses de competición y dos títulos a sus espaldas; está pasando por una mala racha de juego y resultados.

Para no ser ventajistas deberíamos dar marcha atrás en el tiempo y pensar que a lo mejor todo esto viene de la confección de la plantilla durante el verano. Un verano en el que varios jugadores abandonaron la disciplina blanca en busca de más minutos. Si somos realistas, ninguno de esos jugadores eran titulares indiscutibles en el equipo de Zidane; pero sí es cierto como dijo Cristiano, que “nos hacían más fuertes”, algunas veces por calidad y otras simplemente por experiencia.

En la línea defensiva sufrimos las bajas de Pepe y Danilo que han sido subsanadas con la incorporación de Vallejo y la promoción al primer equipo de Achraf. En esta línea posiblemente es donde más se note; ya que los dos sustitutos son jugadores muy jóvenes, que aún tienen que forjarse como profesionales de primer nivel.

En la medular el que salió fue James Rodríguez, que pese a ser fichado como un galáctico, cierto es que su rendimiento en las últimas temporadas estuvo muy lejos de lo que se esperaba del líder de la selección colombiana.

En su lugar el club ha incorporado a Dani Ceballos y Marcos Llorente, que pese a hacer buen papel la temporada pasada en sus clubs, e incluso en la selección Sub-21; tienen que adaptarse al campeón de Europa y sus jugadores.

Por último, el caso más relevante en mi opinión es el de la delantera, donde Morata decidió salir en busca de minutos pese a que el club no quería; como ya comentó Zidane en alguna ocasión. Álvaro, canterano blanco que deslumbró en el Castilla de Toril, realizó dos buenas campañas en la Juventus de Turín, donde ganó varios títulos e incluso disputó una final de Champions League, tras eliminar con gol suyo al Real Madrid. Su recambio es Borja Mayoral, del que no tenemos ninguna duda de que será un gran valor para el Madrid; pero aún no se le puede considerar una pieza fundamental en el esquema blanco. También salió Mariano en dirección a Lyon, pero no me gusta mezclar en esto al dominicano, puesto que no era un jugador habitual en las rotaciones.

Desde el club se están haciendo muy bien las cosas en lo que a política de fichajes se refiere. Se está fichando calidad y futuro, jugadores como Theo, Llorente o Ceballos son el futuro de este equipo; pero este verano nos deparaba una sorpresa de muy mal gusto para todos los madridistas.

Cuando la salida de Morata era un hecho, desde la zona noble del Bernabéu se respiraba un cierto clima de tranquilidad, provocado por la negociación con Kylian Mbappé, la nueva joya del fútbol europeo. El bueno de Kylian, madridista desde pequeño, que adornaba las paredes de su cuarto con posters de las estrellas blancas, estaba a un paso de cumplir su sueño de vestir la elástica madridista. Pero se cruzó en su camino el PSG y su mareante oferta económica. Hizo al astro francés replantearse su futuro en la capital española y poner rumbo a París. Fue en ese instante en que media planificación de la plantilla se fue al garete.

¿Se podría haber retenido a Mariano? Pues probablemente, pero ¿por qué negarle la oportunidad a Borja Mayoral? Como ya he dicho otras veces, el fútbol depende de a dónde vaya la dichosa pelotita. Tal vez Borja podría haber acertado con la portería rival en varias ocasiones este año y nadie nos acordaríamos de Mariano o Morata; pero la pelota no quiere entrar y por lo que parece ni con él ni con nadie.

Es pronto para pensar en el mercado de invierno. La plantilla está en un momento “valle” de la preparación física. Recordar que lo importante es llegar vivos y con opciones a marzo, recordar que estos veintitres hombres (más Luca) han ganado 2 Supercopas en un mes; pero sobre todas las cosas recordar que hemos ganado las últimas 2 Copas de Europa. Hay que confiar en esta plantilla, en este equipo y en este club, porque si salimos a la calle con la camiseta blanca a gritar a la diosa Cibeles que “hemos ganado la Champions” solo quiere decir una cosa: el Real Madrid somos todos

.

@HCFanego

Deja un comentario