#DesdeLaGrada | “Cómo hemos cambiado”

Haciendo caso de la famosa canción de Presuntos Implicados, ¡Cómo hemos cambiado!

Sí, porque ¿quién ha visto a este equipo hace un mes y quién lo ve? Los brotes verdes parecen ya esquejes de algo que está creciendo y que merece cuidarse con mimo para llegar a convertirse en el orgullo del jardinero que lo plantara.

Tras el tercer partido y medio consecutivo más que aceptable por parte del Real Madrid, hoy pudiéndolo analizar desde la tranquilidad que vuelve a dar una victoria, observamos ese cambio instalado – ojalá que definitivamente – en la forma de jugar del equipo. Un cambio que ya habíamos anunciado en este #DesdeLaGrada parecía estarse produciendo desde hace algunas semanas y que levanta el ánimo de una afición, la merengue, que daba signos de estar sumida en un largo camino de decepción permanente.

Y es que han cambiado muchas cosas en estos días. Porque lo ha hecho el juego del Madrid, sí, pero también otras muchas cosas. Asistimos entre otras, al despertar de un Benzema que está echándose el equipo en la mochila dejando notas de calidad al más puro estilo “gourmet” tan propio de su país, Francia. Comprobamos casi frotándonos los ojos como ahora todo el equipo pelea, pelea y pelea. Presiona al rival casi sin descanso durante gran parte del partido, en un ejercicio de compromiso constante. ¿Qué habrá pasado? ¿Será la motivación de ver cercana la posibilidad de levantar un título con la Copa? ¿Estarán – como dicen algunas malas lenguas – recuperando misteriosamente la forma para el ciclo febrero – mayo ante la vuelta de la orejona? Lo cierto es que sea lo que sea, y como también dice la canción de los de Sole Giménez, “qué lejos ha quedado” – al menos de momento – el mal desempeño que habíamos sufrido hasta ahora, con la excepción del partido de la Roma. Además se une la recuperación paulatina de efectivos lesionados, con lo que es previsible que la mejoría sea incluso mayor en los próximos compromisos del Real Madrid.

Sin embargo no todo cambia, y este fin de semana hemos tenido clara muestra de ello. La disparidad de criterios – por utilizar un eufemismo – en la utilización del VAR que hace que la Liga aburra a las ovejas ante la previsibilidad de lo que va a ocurrir en ciertos partidos pero que parece traer sin cuidado a sus organizadores. Como tampoco cambia el que ante una circunstancia positiva como la que comentábamos de la recuperación de jugadores lesionados en el Madrid, haya quien empiece a atisbar problemas para el entrenador ante el dilema de a cuál de ellos alinear. ¿Qué raro, verdad?

Pues yo quiero pedir que nuestro Madrid no cambie; al menos que no lo haga en relación a la situación actual. Los demás que se preocupen de lo que quieran, que igual a final de temporada tenemos oportunidad de comprobar que, a pesar de tanto cambio, y como también dice Presuntos: “nuestros destinos nos vuelven a reunir”; por cuarta vez; y esta vez en Canillejas.

@pepo2204

Deja un comentario