Crónica | Real Madrid 94-78 Olympiacos

Vitoria sí motiva

Hace algunos días planteábamos la dicotomía que parecía empezar a existir también en este Real Madrid Baloncesto a imagen y semejanza – salvando las distancias – con otros equipos, entre partidos en los que los blancos mostraban en esplendor todo su potencial frente a otros en los que podía verse la peor imagen del campeón de Europa. En esta dura semana con doble compromiso de Euroliga, que comenzó para los blancos el martes con la visita a Gran Canaria, los merengues recibían hoy a un rival directo en la lucha por la clasificación para el Play-off de acceso a la Final Four de Vitoria. Olympiacos que, pese a presentarse sin su estrella, Milutinov, es un gran equipo al que adereza además la rivalidad que atesora con el Madrid. Y en cuanto la cosa se pone seria, ahí está el Real Madrid, demostrando que, con intensidad, este equipo puede ser favorito a todo.


Con Deck de inicio anotando el primer triple. Unos primeros minutos con facilidad anotadora para ambos, ya que a falta de siete minutos Olympiacos lucía el 13 en el marcador y veinte segundos después el Madrid el 12. El intercambio igualado de golpes siguió con un poco más de intensidad en las defensas de las acciones por parte de ambos conjuntos, pero más de los merengues, guardándose además de cometer faltas hasta el final y con ventaja local al final del cuarto: 28-23.

El partido era de esos que parecían inspirar a Spanoulis, que igualó pronto el choque anotando y asistiendo. A los de Laso no debió gustarles el asunto y volvieron a poner la ventaja de cinco en un minuto – suele pasar cuando se defiende – y obligaron a Blatt a parar el partido por el qué dirán. A partir de ese tiempo muerto entramos en una nueva fase de intercambio de golpes – ni que fuera esto el kick-boxing – en el que se contaban los ataques por aciertos, con un Tavares inspirado tanto en defensa como en ataque. Y cuando tu rival sigue anotando y tú empiezas a dejar de hacerlo, te vas quedando atrás. Así el Madrid alcanzó los trece con más de 50 de guarismo y dos minutos para el descanso. Blatt volvió a parar el partido y Olympiacos redujo la ventaja a ocho puntos para dejarla en ocho y poner el 54-46 al descanso.

Descanso del que volvemos con el déjà vu de Deck anotando el triple inicial. Una serie de ataques fallados aunque bien llevados por el Madrid pusieron la miel en los labios de los del Pireo hasta que Facu y Ayón, cada uno en su parcela devolvieron los once de diferencia con cuatro minutos por jugarse del tercer cuarto. Un buen y disputado cuarto donde la intensidad anotadora disminuyó ante la mejora defensiva de los dos conjuntos, y que terminó con Spanoulis tratando de liarla con Campazzo, y con 72-63 en el marcador.

Con Olympiacos jugándose el poder ganar pareció el Madrid aturullarse para al momento dejar claro a los griegos quién manda aquí. Spanoulis se tuvo que ir al banco al cometer la tercera falta sobre un intento triple de Rudy. Esto liberó a Facu y el Madrid circulaba el balón con precisión y velocidad. Tanta como para que Randolph derribara a Blatt – el entrenador visitante – tras anotar un triple. El Randolph europeo, el que anota, roba, rebotea y aporta mucho a este equipo. Para cuando volvió Spanoulis el trabajo ya estaba hecho. La diferencia final fue de dieciséis, 94-78.


Quince victorias, la mitad de los partidos que se disputan en fase regular. El play-off que otorga el billete a Vitoria está cerca y el Madrid lo tiene al alcance de la mano. Y Vitoria sí motiva. #HalaMadrid

@pepo2204

Deja un comentario