Crónica | Real Madrid 92-89 Olimpia Milán

El camino que uno lleva

Es el que evita tener que pensar en lo que hacen los demás. Justo eso es lo que hace que el Real Madrid no se preocupe del resto de rivales que le acompañarán en la ronda de Play Off camino de la Final Four de la Euroliga de Vitoria.

El Madrid, ya clasificado antes de su partido de hoy ante Olimpia Milano, y con el factor cancha asegurado, sólo debe esperar qué equipo rendirá visita al Palacio en la ronda previa a la Final. Entretanto hoy recibíamos a Milán, que sí se jugaba el pellejo y que tras la derrota de hoy lo tiene muy complicado de cara a sus opciones ante el cuádruple empate por abajo con sólo tres plazas disponibles.


Y eso que empezaron el partido los italianos con un casi cien por cien de porcentaje de acierto en el tiro que, junto a la relajada defensa del Madrid  – no hicieron su primera falta hasta el minuto ocho – les llevaba a lograr veinte puntos en seis minutos. Causeur parecía querer tomar protagonismo en los blancos, que iban siempre por detrás en el marcador. Los italianos llegaron a terminar catorce arriba, siendo un equipo más que le anota al Madrid más de treinta puntos en el primer cuarto, con James en diecisiete tantos: 19-33.

El Facu y Ayón para tratar de revertir la tendencia que llevaba al Madrid a bordear los veinte de desventaja en su casa. De momento en las faltas la tendencia cambió, pues en los tres primeros minutos de este cuarto el Madrid ya había cometido tres. Los intentos de Thompkins y Rudy por reducir la ventaja iban dando su fruto poco a poco, porque Nedovic quería dejar su sello en Madrid. Entonces salió Ayón, y su aportación junto a la de un acertado Rudy, resultó esa adrenalina en vena que necesitaban los de Laso para ir percutiendo en la canasta milanesa y acercarse con un patrón de juego ya más reconocible a un resultado abultadísimo de 50-56 al descanso.

El tercer cuarto fue el de la hormiguita, en el que el Madrid consumaba la remontada. Ajustando la defensa – cuatro faltas cometidas al ecuador – con Tavares y Taylor apretando y asfixiando de verdad el ataque de los italianos. El dominio del rebote defensivo blanco ante la disminución del porcentaje de conversión de los tiros transalpinos, junto a los triples de Llull, acabó por llevar a los de Laso a acabar cerrando el cuarto por detrás a sólo un punto de Armani, pese a haber podido incluso haber abierto más brecha en el tramo final: 74-75.

Milán juega con un base para el que no cuenta lo de las minutadas. El bueno de James se plantó con treinta puntos al inicio del último cuarto y el Madrid sufría lo suyo ante su juego. Su cansancio – en caso de que este hombre sepa lo que es eso – podría resultar clave. Carroll penetraba la defensa italiana intentando abrir el hueco definitivo. El propio James cerraba un periodo de imprecisiones de ambos equipos con un triple acercando a Olimpia a dos puntos con menos de cuatro minutos. Un mínimo estiramiento blanco que James igualaba nuevamente. Llull arriesgaba en exceso poniendo el corazón del Palacio en un puño. El rebote de Facu no lo aprovechó de nuevo Llull para que Armani tuviera el último tiro triple, que se fue al limbo y el Madrid ganara por 92-89.

Victoria sufrida, pero victoria al final que sigue haciendo camino. El que nos hemos forjado. El que marca nuestro destino. #RoadToVitoria #HalaMadrid

@pepo2204

Deja un comentario