Crónica | Real Madrid 89 – Montakit Fuenlabrada 79

Cuidar al vecino

Es lo suyo. Llevarse bien con los vecinos. Norma básica de urbanidad. En el deporte no hay porqué no aplicar este principio. Por eso el Real Madrid esta mañana ha recibido la visita de su vecino de la zona sur, el Montakit Fuenlabrada, que ha sido tratado de forma exquisita por los de Laso, porque no hay mejor forma de agradecer la visita que permitir que el vecino te dispute el partido y tenga opciones reales de llevarse la victoria, aunque luego la dejes en casa, obviamente.

En el primer cuarto, con la disposición inicial de Thompkins y Tavares parecía que el Madrid pretendía dominar desde el principio. Y empezó con un primer parcial de cinco a cero para irse diluyendo poco a poco ante el escaso acierto de cara al aro rival y una defensa poco intensa que permitía a Popovic penetrar con facilidad y aprovechar las carencias del equipo merengue. La ventaja de Fuenlabrada iba in crescendo poco a poco. Laso movía el banquillo buscando soluciones al tiempo que Eyenga crecía y Fuenlabrada llegaba al final del primer cuarto con una sorprendente ventaja de quince puntos: 12-27.

Parcial de once a cero para meterse en el partido nada más comenzar el segundo cuarto, con tres triples entre Llull y Carroll. Una vez vueltas las aguas a la calma el partido vuelve a equilibrarse. El Madrid vuelve a buscar en el juego interior a Felipe y Ayón con Llull de director de orquesta. Carroll también pide su cuota de protagonismo, para poderla compartir con el menorquín: sus trece puntos en este cuarto y su aparente vuelta al nivel de épocas pasadas hicieron que el Madrid se fuera al descanso por delante con un parcial en el cuarto de 31-13. 43-40.


Randolph y Taylor en la pista para iniciar el tercer cuarto. El Madrid juega de nuevo con los dos bases y no consigue despegar al rival. Eyenga sale lastimado en un lance con Tavares y el Madrid empieza a despegarse. Randolph hace un par de mates de auténtica fantasía al estilo “Slam Dunk” y el Real Madrid se pone diez arriba.

Carroll tiene ganas de demostrar que su lesión está ya olvidada y Fuenla ante la posibilidad real de estar empezando a perder el partido ya, decide poner de nuevo a jugar a Eyenga. Consiguen reducir mínimamente la diferencia y termina el tercer cuarto con nueve de ventaja para los de Laso: 68-59.

Y demostraron que no estaban dispuestos a rendirse. Dos triples consecutivos de los furnlabreños en el comienzo del último cuarto y un parcial de 1-8 redujo la ventaja blanca a dos.

El Real Madrid fue consciente de que debía ponerse las pilas faltando menos de seis minutos para el final, cuando Fuenlabrada recuperó el mando del partido. Estando tan cerca, era lógico que los del sur de Madrid no quisieran arrojar la toalla. Los pívots blancos trataban de cerrar la puerta y los bases poner velocidad. Se cerró el rebote y Causeur cerró prácticamente el partido en dos acciones individuales. Resultado final: 89-79.


Así que, tras despedir al vecino, toca hacer maletas para pasar unos días fuera: Estambul y Málaga, próximas citas. Recogemos la casa y hasta la próxima, vecinos.

@pepo2204

Deja un comentario