Crónica | Real Madrid 2-0 Sevilla

Partido para la ilusión

Después de todos los sinsabores que llevamos esta temporada se merecía la afición, y también el equipo, un partido como el de hoy. Y además haciéndolo contra un rival directo. El partido contra el Sevilla, fundamentalmente la segunda parte, enseña el camino a seguir y deja abierta la esperanza para cualquier cosa.

          Desde el primer minuto vimos a un Real Madrid muy metido en el partido, dándole velocidad a la pelota y presionando arriba para recuperar lo más cerca posible del área rival posible. En el 5’ Vinícius tuvo la primera, pero al brasileño aún le falta pulir su acierto goleador. Los primeros veinte minutos fueron de dominio absoluto del equipo de Solari. Con el paso del tiempo, el Sevilla fue cogiendo el balón y el Madrid se cerraba bien para intentar salir a la contra. En el 21’ se produjo la ocasión más clara del partido para el equipo visitante, pero Escudero no supo rematar una contra muy bien tirada por los sevillistas. La primera parte se diluyó poco a poco, y si bien el Madrid seguía dominando, lo hacía sin profundidad y sin ocasiones claras.


          Tras el descanso, el equipo blanco desató la tormenta que todos estábamos esperando desde hacía tiempo, y más en un partido como este. Desde que Mateu pitó, el Madrid cogió la pelota y metió al Sevilla en su campo sin darle opción ni siquiera a visitar las inmediaciones de Courtois. Las ocasiones se sucedían y los remates iban cada vez más cerca de ver la red. Modric, que empieza poco a poco a alcanzar su nivel, se convirtió en el líder absoluto de su equipo y guió a sus compañeros por todo el terreno de juego. Suyas fueron las primeras ocasiones claras. En el 66’ Ceballos estuvo a punto de romper el empate, pero su remate se estrelló en el larguero. Vieron los madridistas que si el gol no se podía conseguir llevando el balón hasta la línea de gol, habría que hacerlo desde fuera.

          El Sevilla hacía aguas y su entrenador movía el banquillo para intentar taponar la herida y desintegrar el huracán blanco, con Promes, Munir y Bryan Gil. Pero sus intentos fueron en vano y los de Solari seguían siendo dueños del encuentro. En el 76’ Isco entraba en el terreno de juego en lugar de Lucas Vázquez. Y lo hizo a tiempo para ver en primer plano el golazo de Casemiro. Modric dejaba pasar un balón de Reguilón en la frontal para el brasileño y éste pegaba un derechazo que se colaba en la portería, imposible para el portero a pesar de llegar a tocarla. Por fin el esfuerzo tuvo recompensa. A pesar del gol, el Sevilla no se recompuso y siguió sin poner en aprietos a la defensa blanca. Fede Valverde sustituía a Ceballos para fortalecer el centro del campo y cerrar el partido. Ya en el tiempo de descuento, Modric, que seguía presionando como desde las cuatro de la tarde, robaba un balón y se quedaba mano a mano con Vaclik, al que batiría haciendo el 2-0 definitivo y obteniendo el premio a su descomunal partido.


          Merecida victoria del Real Madrid, que se alza al tercer puesto de la clasificación con autoridad, en una semana en la que se han alcanzado los cuartos de final de Copa del Rey. Poco a poco se van recuperando efectivos de la enfermería y estando a las alturas de año en las que estamos, y sabiendo que este equipo nunca se rinde, aún estamos a tiempo de grandes cosas esta temporada. Sólo queda sentarse y disfrutar de los nuestros.

XI Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Reguilón, Casemiro, Modric, Ceballos (Valverde 88´), Lucas V. (Isco 77´), Vinícius Jr., Benzema.

@boticario_81

Deja un comentario