Crónica | Herbalife Gran Canaria 67 – Real Madrid 75

Apostar a amarillo

No a rojo y no a negro. A amarillo. A ese color que es mal fario para determinadas profesiones como los actores o los toreros. Este año toca apostar a amarillo.

Después de una inesperada derrota ante Estudiantes en la Liga, llegaba otra doble jornada de Euroliga entre semana, que arrancaba en el Gran Canaria Arena y se rematará en el Palacio de Goya ante Olympiacos el próximo jueves.

Y visto lo visto, el color amarillo de los canarios parece que va bien este año a los chicos de Laso. Tras vencer la pasada semana a Maccabi – aunque vistieran circunstancialmente de azul en Madrid – hoy nueva victoria ante el conjunto amarillo “pío-pío”, en un horrible partido de los de Laso, todo hay que decirlo.

Y es que empezamos con unas cifras absolutamente inusuales en un partido de élite. ¡Seis pérdidas en cinco minutos! Cifras que colocaron a Gran Canaria con siete de ventaja con un valentísimo Báez que afrontaba a Tavares cual David frente a Goliat. El caboverdiano dejó su sitio a Ayón y con seis puntos consecutivos de Llull, terminamos el cuarto con ventaja. 15-16.


El segundo cuarto arranca con Facu en pista. Tras un inicio esperanzador, el Madrid entra en una fase de sequía anotadora que rompió Deck asistido por Ayón. El ritmo de pérdidas no disminuyó tanto como el de anotación. Le costaba al Real vencer la defensa amarilla y estaba en números de pérdidas totales de un partido antes del descanso. Eso hizo que los canarios llegaran a ponerse hasta siete puntos por delante a falta de minuto y medio, distancia que se mantendría inamovible hasta el descanso con sólo once puntos anotados por los de Laso en este cuarto: 34-27.


Y tras el descanso daba la sensación de que la caraja merengue no tenía fin. Hasta de diez se fue Granca en dos ocasiones entre pérdida y pérdida de los de Laso. Paso fugaz de Prepelic por la pista y poco a poco se van reduciendo las distancias gracias al acierto de Llull, que anotó ocho puntos en este cuarto, y a qué sólo se perdió un balón. Al final, 56-52 para los locales.


El ímpetu inicial del último cuarto daba la sensación de que el Madrid se tiraría a por el partido: Facu, Tavares atacaban el aro canario en los dos primeros minutos como no se hizo en los treinta anteriores. Así se volvió a poner por delante a falta de seis minutos para el final. Gran Canaria debió pensar que no habían llegado hasta aquí para no ponerlo al menos difícil. Pero Facu, y sobre todo Rudy querían ganar y cuando eso pasa, no hay más que hablar. 67-75 para terminar.


Olympiacos ya espera. Las victorias a obtener para llegar al play-off que da acceso a Vitoria cada vez están más cercanas, aunque habrá que mejorar muchísimo lo visto hoy en Las Palmas. Hoy, se ha dado un paso más. Apostando a amarillo.

@pepo2204

Deja un comentario