Crónica | Darussafaka 82 – Real Madrid 86

“El té turco”

Seis y cuarto de la tarde. Hora ideal para tomar un té en cualquiera de las múltiples teterías de Estambul. Pero algunos jugaban partido de Euroliga y eso, a las alturas de la competición en las que nos encontramos, son palabras mayores.

Y más sabiendo que otro de los equipos de la ciudad y uno de los máximos favoritos a pelear por la Copa de Europa en Vitoria, el Fenerbahçe, había perdido ayer, lo que ponía al Madrid a sólo una victoria por debajo de los de Obradovic, caso de ganar, y lo que es más importante: virtualmente clasificados para el Playoff.


Facu, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares, en un quinteto para demostrar al rival que no se viene a pasear. En un atropellado inicio, Randolph, el que recuerda a la NBA marca territorio, pese a las excesivas pérdidas – una vez más – del Madrid en el inicio del cuarto: ¡Hasta tres pérdidas en los primeros cinco minutos! Por contra, los blancos robaban balones con un Facu en plan “Cirque du Soleil” acompañando al americano, que anotó nueve puntos. El resultado fue un Madrid más concentrado en este primer cuarto que en los inicios de otros partidos, pese a que la distancia no era excesiva para lo que pudo ser: 16-23.


Laso decide poner a Prepelic de inicio en el segundo cuarto en lo que es la enésima oportunidad para el esloveno. Campazzo reemplaza a Llull y sin tratar de establecer relación de causa efecto, los blancos empiezan a poner tierra de por medio. Thompkins permite que Randolph descanse. En este cuarto los árbitros bajan el listón de los contactos defensivos permitidos a Darussafaka. A pesar de ello el Madrid seguía dominando el partido. El bueno de Klemen parecía querer agradecer a su entrenador la ocasión y realizó posiblemente sus minutos más completos de blanco, anotando diez puntos en el cuarto. Incluso tuvo que volver a ejercer de base ante una chiquillada de Campazzo, al que una técnica pitada nada más ser señalada otra al técnico turco le llevó al banquillo. Los turcos se acercaron con un 9-2 de parcial pero el Madrid pegó otro arreón para terminar en más quince: 38-53.


El ímpetu inicial del equipo turco chocó con su poca precisión. El Madrid se limitaba a igualar lo que hacían los locales. Carroll era como esos niños que siempre pedían la pelota porque quería jugar. Anotó así seis puntos consecutivos. El que seguía a lo suyo era Randolph, bien secundado por los equilibristas Carroll y Facu. Final del tercer cuarto: 59-72 con una buena actuación global del Madrid.


De nuevo minutos para Klemen en el último cuarto, y empieza haciendo una antideportiva de ésas que tan poco le gustan a Laso. Dacka hace un parcial de 7-0 y al Madrid parece no entrarle nada. Tres minutos sin anotar los de Chamartín hasta que, con Klemen de base de nuevo, Causeur anota dos puntos, que pudieron ser tres de no quedarse cortísimo – por tercera vez en el partido – en el tiro libre. Los turcos llegan a ponerse a cinco puntos. ¿La hora del té? No, la del mate. Porque Campazzo parece estar desaparecido, y no poco tiempo porque a falta de cuatro minutos los turcos se ponen a cuatro, y a tres, y a uno. Dos minutos de infarto en un partido que estaba controlado dan como para que se deba pensar en ello. Y más porque los turcos empatan a falta de treinta segundos. Facu sigue perdido. Los libres al menos sí entran ahora a Ayón y Tavares. Finalmente un tapón de “Toñejo” que acaba en antideportiva decide el partido para los de Laso: 82-86.


Después de tres buenos cuartos, el equipo decidió dedicarse en el último a tomar el té. Un té turco que puso de los nervios a muchos. Pasado mañana toca Unicaja en Liga. Esperemos que con más intensidad que en el último cuarto de hoy. #HalaMadrid

@pepo2204

Deja un comentario