Crónica| Celta B 1-4 Real Madrid Castilla

Le hizo falta al Castilla dejarse la piel en Vigo para vencer al Celta B por 1-4. Una primera parte catastrófica de los de Solari terminó sin embargo 1-2 tras dos goles en dos jugadas muy afortunadas. En la segunda, el filial blanco se vio cómodo pese a que los celestes no dejaron de luchar y amplió su ventaja. Este encuentro podría ser el punto de inflexión que los merengues tanto necesitan.

Nada más salir, el Celta dejó muestras del buen momento que atraviesa. Apenas había pasado un minuto cuando una jugada por banda derecha llegó a las botas de Drazic. Sin embargo, este decidió lucirse en el disparo con una filigrana y se encontró con Belman. Los celestes atravesaban la defensa del Castilla con mucha facilidad y con demasiada frecuencia. Así, en el minuto 7, Brais se encontró una pelota dentro del área que mandó al fondo de la red.

El encuentro se le ponía muy negro a los de Solari tras el 1-0 y no tenía aspecto de ir a mejorar. Óscar estaba muy adelantado y no podía sacar el balón, por lo que no llegaban las jugadas arriba con fluidez. Quezada y Franchu no eran tan profundos como otros días y además la defensa estaba endeble. El Real Madrid Castilla no daba sensación de ser capaz de remontar, mucho menos teniendo en frente a un Celta tranquilo y serio.

No obstante, el fútbol es impredecible. Nadie habría apostado por lo que iba a suceder. Pasado el minuto 25, el Castilla seguía hundido y virtualmente en puestos de descenso a Tercera. Para cuando llegó el 30, ganaba 1-2. Primero Jaume en un cabezazo lejano que no se esperaba el portero y después Seoane tras una contra dirigida por Franchu dieron la vuelta al marcador. Así, con la remontada consumada llegamos al descanso.

A la salida de vestuarios comenzamos a ver un partido totalmente distinto. El ánimo de los de Solari estaba muy alto, pero el Celta tampoco pensaba desaparecer. Si Cristo tenía en sus botas el tercero y se lo detenía Sotres, a continuación salvaba Reguilón el empate. El encuentro se convirtió en una locura de ida y vuelta con peligro para ambos. Solari retiró a un Franchu cansado en lugar de Mancebo, extremo puro, para adaptarse al ritmo.

En el minuto 20 de la segunda mitad, Óscar controló la pelota en el área y en un regate magnífico en una baldosa sentó a dos defensas. Sin embargo, su disparo posterior, picado con clase, lo desvió Sotres a córner. En el saque de esquina posterior la pelota llegó a Quezada, que con un tiro de exterior puso el 1-3 en el marcador. Ahora sí veíamos un Castilla serio, mordiendo atrás con un Seoane excepcional, y asustando arriba gracias a Cristo, que crecía con los minutos.

Solari optó por retirar precisamente al delantero canario en favor de Dani Gómez. El de Alcorcón no tardó en hacer lo que mejor sabe. En el primer balón que tocó, finalizó una contra de manera excelente para hacer el cuarto gol. El Celta estaba desconectado desde el tercer tanto, con fallos poco habituales en ellos. No obstante, tuvieron todavía un par de ocasiones, que detuvieron Belman y el palo izquierdo de la portería. Entró al campo Fidalgo por Óscar para que descansara el talaverano algún minuto, pero el partido ya estaba resuelto. El resultado final fue un contundente 1-4.

Así, el Real Madrid Castilla se coloca con 13 puntos (3 victorias, 4 empates, 5 derrotas), provisionalmente en duodécima posición. Sigue más cerca del descenso que del ascenso, pero toma algo de aire. El próximo domingo 5 de noviembre recibirán al Rápido de Bouzas a las 12:00 horas en busca de prolongar estas buenas sensaciones.

XI RM Castilla: Belman, Álex, Reguilón, Manu, Javi Sánchez, Jaume, Franchu (Mancebo 62´), Seoane, Cristo (Dani Gómez 77´), Óscar (Fidalgo 84´) y Quezada.

@_albacg

Deja un comentario