Crónica | FC Barcelona Lassa 68-74 Real Madrid

A la cuarta fue la vencida, no hizo falta volver al Palacio, menos mal, y el equipo se proclamó campeón en el Palau. El encuentro comenzó como cualquier madridista hubiera soñado, defensa dura y el equipo, más bien Rudy, destrozando la defensa culé desde el 6,75. Lo más importante se había conseguido, y es que el equipo no parecía notar el varapalo del tercer partido, el haberse quedado tan cerca pero a la vez, tan lejos.

Pero un invitado a la fiesta culé, hizo su aparición estelar, y Pangos, como si de un partido de instituto se tratase, se echó a su equipo a la espalda y consiguió nivelar la ventaja inicial de los chicos de Pablo Laso.

El resto del encuentro, marcaría un mínimo común múltiplo, los nervios a flor de piel, errores más que baloncesto y algo que se volvió decisivo, sí, EL REBOTE. La presencia de Tavares en la pintura ha resultado casi definitiva en este choque, empequeñeció a Tomic, y reinó a su antojo cuando a Pesic le dió por jugar con Singleton y Oriola como referentes en la pintura.

El tercer y el último cuarto, tuvieron la misma tónica, siempre con los de Laso por delante en el marcador, al descanso con + 4 y con + 8 al principio del último. Si no aparecía Walter, lo hacía Causeur, si el francés flaqueaba, teníamos a Trey, pero el que nos mantuvo vivos todo el partido, o mejor dicho, en toda la serie, fue Chicho Terremoto Campazzo. ¡¡¡Qué bueno que viniste pibe!!!. Anotó cuando tuvo que anotar, dirigió cuando tuvo que dirigir, y animó en los momentos más complicados.

Quiero destacar los tres últimos minutos del partido, el Palau mudo, los de Pesic cabizbajos, todo con diferencias en el marcador, que los nuestros supieron remontar en el segundo partido. Esta es la gran diferencia ahora mismo entre ambos clubs, uno es presupuesto, pasta, el otro son cojones, sentimiento y corazón.

Hemos ganado sin el mejor Llull, sin el mejor Carroll, sin el mejor Ayón pero da igual, porque esto es un equipo, es una familia. Me quedo con el abrazo de Trey a Laso nada más acabar el partido, con la celebración de Sergio, al acabar el segundo, la piña sobre Jaycee tras su triple ganador. Me quedo con la normalidad mostrada por todos después de levantar el título de Liga en la cancha del eterno rival.

Disfrutemos de este grupo humano, porque todos, absolutamente todos, son importantes. Desde el utillero a Pablo Laso, son LEYENDA, son el jodido REAL MADRID.

@davidmerasoto

Deja un comentario