Crónica | Celta 2-4 Real Madrid

Partido propicio en Balaídos para el Real Madrid, tras la derrota del líder, buen día para recortar puntos y apretar la clasificación. Mensaje claro de Solari dejando a Isco y Asensio en el banco y colocando a Lucas en la derecha, no quiere que nadie se acomode el argentino.


En los primeros minutos arrancaba el Madrid con ganas, desbordaba Odriozola por la banda y dejaba atrás para un buen disparo de Benzema, que puso en apuros a Sergio y apenas un minuto después lo volvía a intentar el francés, esta vez desviado.

Tuvo que ser sustituido Casemiro en el 18´ de la primera parte por lesión, tras una dura entrada de Maxi Gómez, dando entrada a Ceballos; se recolocaría el equipo con Kroos retrasando su posición. En el córner posterior al campo, estrellaba el Celta el balón en el poste, minutos de desconcierto.

Corría el minuto veintitrés cuando Luka Modric filtraba un pase medido para que Karim Benzema hiciera gala de su clase y bajara de manera exquisita el balón y batiera a Sergio. Cero a uno y partido nuevo donde el Celta tendría que ofrecer más que esperar a una contra.

Minutos de presión del Celta más basados en un juego duro, rascando en cada jugada que en buenas combinaciones, el Madrid pudo encarrilar el partido en el minuto treinta y cinco cuando, tras una gran jugada de Karim Benzema, Toni Kroos de manera inexplicable enviaba el balón por encima del travesaño con la portería vacía.

La primera tarjeta del partido, como siempre, para el Real Madrid, ya ni nos sorprendemos, Reguilón es amonestado por un golpe con el codo, pese a que Maxi Gómez había cometido ya más de cinco faltas y dos de ellas con los codos. Era amonestado Cabral (por fin un jugador celtí) en el minuto cuarenta tras una patada a Benzema, que estaba lanzando el contrataque y en la jugada siguiente se amonestaba a Hugo Mallo por una patada a destiempo a Gareth Bale, tarjeta más naranja que amarilla.

Un final de la primera parte muy alborotado, con una amarilla para Juncà por un codazo a Odriozola y una lesión de Reguilón que lo mandaba al banquillo y colocaba a Javi Sánchez de central y a Nacho de lateral izquierdo. Un Celta ridículamente agresivo en un partido que para nada estaba caminando por esos derroteros. Nos íbamos al descanso con un gol de ventaja, dos lesionados y con el miedo en el cuerpo tras ver cojear a Bale.


Abría fuego en la segunda parte el Madrid nuevamente con Benzema, que estaba cuajando un partido tremendo: dos recortes en el pico del área y disparo que se estrellaba en el larguero. Amonestaría Undiano a Javi Sánchez en la jugada posterior por derribar a Maxi.

Quién si no, Benzema, volvía a marcar tras una gran presión del equipo arriba, robaba el Madrid y el francés tras dos recortes disparaba a portería estrellando el balón en el poste y en el posterior rebote, golpeaba en Cabral y se introducía en la meta gallega. Cero a dos y el Celta que seguía sin ofrecer nada más allá de un juego brusco y trabado, pero que no tardaría en recortar distancias con un buen gol de Hugo Mallo, que con una gran volea batía a Courtois.

Minutos de dominio del Celta, que tras el gol y los cambios, cambió la cara. Brais se hizo dueño y señor del centro del campo y le dio otro aire al equipo. Una superioridad que se acrecentaba con la lesión de Nacho (sí, la tercera del partido) y la obligación de colocar a Lucas Vázquez de lateral izquierdo.

Tras veinte minutos de sufrimiento, Luka Modric conectaba con Odriozola dentro del área, que era derribado por Juncà y Undiano señalaba penalti. Recogería Ramos la pelota y nuevamente a lo Panenka colocaba el uno a tres en el marcador y a la mitad del madridismo al borde del infarto. Ocho minutos por jugar y para seguir sufriendo.

En el minuto ochenta y seis, sería expulsado Cabral por doble amonestación, cuatro minutos para sumar los tres puntos, no exentos de dificultad con un Celta volcado sobre el área de Courtois. Pero que en el minuto noventa, si no estaba ya acabado, Ceballos lo cerraba con un tremendo trallazo que se colaba por la escuadra de Sergio.

Maquillaba Brais el marcador en el 94´ con un buen chut que ponía el colofón al buen partido del mediocentro.


Tres puntos de mucho mérito en un partido que se vio embarrado por el juego duro ofrecido por los gallegos y las lesiones. Nos colocamos a cuatro puntos del Barcelona, con un parón de selecciones por medio que nos ayudará a recuperar jugadores y vaciar la enfermería; que a día de hoy tiene overbooking.

XI Real Madrid: Courtois, Odriozola, Ramos, Nacho (Asensio 71´), Reguilón (Javi Sánchez 45´), Casemiro (Ceballos 19´), Kroos, Modric, Lucas V., Benzema, Bale.

 

@HCFanego

Deja un comentario