Cómplices

La Liga 2018/19 empezaba en España con una gran innovación, la instauración del sistema de vídeoarbitraje, comúnmente conocido como V.A.R (video assistant referee). Un sistema que había sido bastante exitoso en el Mundial, haciendo que la competición fuera más justa para todos los equipos. Los más optimistas pensaban que el sistema traería justicia a nuestra Liga, pero los más pesimistas (y quizás realistas) se temían que nada cambiaría.

No voy a entrar a analizar cómo ha funcionado el VAR en esta primera vuelta ni toda la polémica que conlleva, mi amigo y jefe @HCFanego ya se me adelantó a ello en su último artículo “Presuntos Implicados”, y yo no podría haberlo escrito mejor. Me gustaría más enfocarme en las diferentes actitudes tomadas por la afición madridista en estos temas.

Mucha más gente está alzando últimamente la voz y denunciando estas injusticias que únicamente el más ciego ve como errores humanos y no como decisiones deliberadas. Aún así hay un sector blanco que no sólo piensa que no se deben criticar las decisiones arbitrales, si no que eso va en contra del madridismo puro.

Según muchos, dichas críticas arbitrales se oponen al “señorío” y son actitudes de equipo pequeño. “El Real Madrid debería enfocarse en su mal juego, y no quejarse de las decisiones arbitrales.” “Si estamos a diez puntos del líder es culpa nuestra, y no por los árbitros.” “El problema está en que el Real Madrid lleva diez años sin competir en Liga y “tirándolas” en enero, y nada más que se esfuerza en la Champions 12 partidos al año”…

Entiendo que no todos los que se oponen a criticar las decisiones arbitrales utilizan estos argumentos y no quiero generalizar, solamente son algunas de las “teorías” que he visto últimamente cuando he intentado denunciar las prácticas arbitrales de esta Liga. Me gustaría refutar cada uno individualmente, y explicar por qué creo que no son razones suficientes para no hablar de los “errores” arbitrales.


En primer lugar, se encuentra el famoso “señorío blanco”, un término que para mí no significa lo que muchos dicen. El señorío no es poner siempre la otra mejilla, o callarse cada vez que nos atacan o nos perjudican. El señorío es darlo todo por el Real Madrid. José Mourinho dio en el clavo cuando dijo: “El señorío del Real Madrid es morir en el campo y no la filosofía barata”. Tanto equipo como afición y madridismo en general tienen que dejarse todo por el escudo en el terreno de juego. Pero el señorío no acaba ahí. Florentino Pérez, defendiendo al tan atacado Mourinho, definió el señorío con estas palabras: “El señorío del Real Madrid es también defender al equipo de las injusticias, reconocer los méritos y victorias del adversario, pero también reconocer lo que es injusto y denunciar estas acciones irregulares, bien sea dentro o fuera de esta institución.”

No ha habido más señor en el Real Madrid que don Santiago Bernabéu, os animo a estudiar su vida y cómo vivía el madridismo para saber lo que es el señorío de verdad. No es de equipo pequeño quejarse, ya que sólo los grandes tienen el valor de levantarse y plantarle cara a las injusticias. El antimadridismo intenta silenciarnos utilizando su versión del señorío contra nosotros. No entremos en su juego.


Es cierto que el juego del Real Madrid ha dejado mucho que desear esta temporada, y que hemos tenido partidos pésimos como en Sevilla o Barcelona por nombrar alguno. Derrotas ante equipos “menores” como Éibar, y partidos en los que malamente tirábamos a puerta. Estoy totalmente de acuerdo en que, basándonos en nuestro juego, no deberíamos ir líderes. En lo que no estoy de acuerdo es que esto sea una razón para no alzar la voz en contra de injusticias arbitrales. Los errores hay que mencionarlos se gane o se pierda, se juegue bien o se juegue mal, sobre todo cuando dichos errores no parece que sean tan fortuitos. El jugar mal o ir perdiendo, no justifica que nos arbitren mal. Sobre todo, cuando ves que cuando los equipos que van por delante en la tabla tienen un mal partido, aparece una decisión injusta o llena de controversia para darles los tres puntos. Soy de la opinión de que no importa lo bien o mal que se juegue mientras todos los equipos no estén bajo las mismas reglas.

Cuando te paras a analizar las últimas jornadas de Liga y te das cuenta que, si el penalti a Vinícius se pita, el gol legal al Getafe no se anula, y Suárez acaba expulsado por plancha a las manos del portero en vez de adelantar a su equipo en el marcador, quizás la clasificación sería diferente. Quizás no estaríamos a 10 puntos con la Liga prácticamente perdida. Tal vez esos 10 puntos serían sólo 5 o incluso 3: con el mismo mal juego, pero con justicia arbitral la Liga estaría abierta. El Madrid debe mejorar su juego, cierto, y perder contra algunos equipos es inadmisible, también cierto, pero una cosa no quita la otra.


Para terminar, me gustaría hablar acerca de algo que se ha dicho tanto, que mucha gente lo menciona como si fuera un hecho; pero los datos demuestran lo contrario. ¿Quién no ha escuchado lo de que “el Real Madrid lleva años tirando Ligas en enero y enfocándose únicamente en la Champions”? Un argumento utilizado por el antimadridismo para menospreciar nuestros éxitos internacionales (4 de 5 Champions), justificándolos en que solo competimos en una competición de 12 partidos, al contrario que el Barça que intenta ganar las 3. Por eso nosotros ganamos Champions y ellos no. Nosotros jugamos sólo 12 partidos, ellos compiten al máximo en más de 50.

Tristemente, parte del madridismo ha aceptado este razonamiento y lo utiliza para criticar al equipo, pero los datos demuestran que nada tiene que ver con la realidad. Repasemos la ultima década en donde se nos achaca el no haber conseguido más que dos ligas, mayoritariamente por tirarlas.

(Agradecimiento a @Gusreligion por los datos de las jornadas finales)

  • 08/09. Terminamos a 8 del líder. A 4 puntos en la jornada 33, liga posible.
  • 09/10. Terminamos a 3 del líder. A 1 punto en la penúltima jornada, liga posible.
  • 10/11. Terminamos a 4 del líder. A  8 en la jornada 35, liga posible, a 6 en la 36.
  • 11/12. Liga de los récords de Mourinho.
  • 12/13. Terminamos a 15 del líder.
  • 13/14. Terminamos a 3 del líder. A 4 puntos en la jornada 36, liga posible.
  • 14/15. Terminamos a 2 del líder. A 4 puntos en la jornada 36, liga posible.
  • 15/16. Terminamos a 1 del líder. A 1 punto en la jornada 37, liga posible.
  • 16/17. Liga de Zidane, también llena de récords.
  • 17/18. Terminamos a 17 del líder.

Como se puede ver, en las últimas 10 temporadas solamente hubo dos ligas en las que no pudimos pelearlas hasta el final. Las demás se pelearon hasta las jornadas finales, algunas incluso decidiéndose en la última jornada. Es cierto que el Madrid de la Champions es diferente al Madrid de la Liga, hay un misticismo especial, una motivación extra, pero eso no quita que el equipo luche por ambas competiciones.

Obviamente encontramos altibajos en una temporada tan larga como la nuestra, los cuales son más fáciles de ver en la competición que se juega semanalmente. En esta década, los errores arbitrales han beneficiado mayoritariamente a un equipo, os recomiendo ver los hilos acerca del saldo arbitral de @maketolari o los datos de lo que sucede cuando un árbitro se equivoca dependiendo del equipo que se beneficie de @hechicero9248. ¿Qué habría pasado en todas esas ligas con un arbitraje justo e imparcial para todos?


El Madrid, por ser el Real Madrid, tiene la obligación de ganar siempre. Es lo que dicta nuestra historia, es lo que nos ha hecho ser quienes somos, el Club más grande de la historia. El Real Madrid también tiene el derecho de recibir un arbitraje justo, es lo que dictan las normas del fútbol, este deporte que tanto amamos. Los presupuestos, calidad de las plantillas, u otras diferencias entre equipos no deberían afectar a las reglas del juego. Es nuestro deber alzar la voz cuando estas normas no se cumplen, ya que sin ellas, el fútbol deja de ser fútbol.

El mal juego, la mala forma, la intensidad, son cosas que podemos controlar nosotros. Cosas en las que el club tiene la manera de encontrar soluciones, ya sean rotaciones, fichajes, cambios de sistema o nuevos entrenadores. Contra los arbitrajes nefastos e injustos no hay nada que se pueda hacer desde dentro, salvo alzar la voz en protesta. Tanto directiva, como jugadores, como afición. Si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará. Si nos callamos, estamos siendo cómplices de todos aquellos que llevan años deseando que el Madrid no triunfe, años yendo a la cueva a final de temporada, y años haciendo todo lo que está en su mano para herirnos.

Os invito a seguir alzando la voz cuando el equipo juega mal, a pedir soluciones al Club, y con la misma fuerza, alzar la voz cuando se cometan injusticias arbitrales o en el reglamento, pero sobre todo, os invito a no ser cómplices del antimadridismo.

@Roi2bo


4 Comentarios
  1. Ana Isabel Sánchez de la Fuente dice

    Qué daño hacen las injusticias en todos los ámbitos de la vida, cómo pueden romper sueños y vidas

    1. Roi Tubío dice

      Muy cierto. Hacen mucho daño al fútbol y el deporte en general.

  2. Francisco Javier Piedrabuena Duque dice

    Gran artículo,si a un equipo no le pitan penaltis en meses,no le expulsan jugadores cuando lo merecen con creces,en estos años Mascherano y Suárez por ejemplo, como se puede decir que no competimos las ligas,lo que pasa es que es muy difícil de competir si no jugamos con las mismas reglas,cuanto hubiera cambiado la cosa con esas expulsiones no señaladas o esos penaltis no pitados y si además le añades nuestros pesimos arbitrajes te dan las ligas de menos en éstos años en comparación con el VARça y encima nos tenemos que callar,señorio mis c……

    1. Roi Tubío dice

      Imposible competir mientras no estamos en igualdad de condiciones. Si no tenemos las mismas reglas, de nada vale lo que hagamos en el campo.

Deja un comentario