Bendito meteorito

Qué bonito esto de ser padre y sentarte frente al televisor a ver películas infantiles con el único fin de hacer tiempo hasta que sea una hora decente para desayunar, mientras observas a tu hijo disfrutar de los dibujos como si fueran las ocho de la tarde.

Pues bien, el otro día por fin el pequeño de la familia decidió que era un buen día para dejar de ver Aladdin y probar nuevas experiencias, pusimos una de la saga de “Ice Age” donde los protagonistas, intentaban huir del famoso meteorito, que acabó con la vida en la Tierra hace millones de años. Mientras que el niño intercalaba sorbos de ColaCao y galletas de los Pokémon, con caras de asombro al ver a alguno de los animales, yo revisaba mis redes sociales en el teléfono y tras un periodo no sé si denominarlo de horror o perplejidad, solo un pensamiento inundaba mi cabeza “Bendito meteorito”.

Como en el mayor de los sectarismos, una parte de nuestra afición (me niego a denominarles “una parte del madridismo”) se une para descalificar a uno de nuestros jugadores, alegrarse de que se hable de su traspaso o directamente insultarle. Cuando un medio de comunicación “filtró” que el Arsenal de Unai Emery, podría haber hecho una oferta por Lucas Vázquez, las redes se llenaron de “memes” y mensajes descalificando a un jugador que nunca ha levantado la voz, siempre que ha jugado ha dado lo máximo de sí (¿o es que la temporada pasada fue el único que no dio el nivel?) y al que todo el mundo alababa cuando tras marcar el penalti en Milán, se agarraba el escudo levantándonos a todos del asiento. Tal es el descaro de esta gente que aprovechan cualquier momento para denigrar a Lucas e incluso alegrarse de una posible lesión del gallego y lo que es peor, no sé si lo obsceno es lo que leo o la cantidad de veces que esos mensajes se comparten o reciben comentarios jocosos.

No puedo decir que el caso se agrave, pero casi, ya que durante estas semanas, mientras que el Barcelona no dejaba de anunciar fichajes de relumbrón para su plantilla de baloncesto, esa parte de la afición (que en muchos casos no sabrían decirte 8 jugadores de la actual plantilla del Real Madrid de baloncesto) que tanto se golpea el pecho con los éxitos de los chicos de Laso, no dejan de criticar la “no renovación” de una plantilla que viene de ganar la Liga ACB hace escasamente 10 días, sin pararse ni tan siquiera a analizar los motivos que llevan a un club como el Barcelona a hacer un desembolso de tal calibre. La vía fácil como siempre, es criticar a una plantilla que ha ganado 17 títulos.

Y como no hay dos sin tres, hoy que debía ser un día festivo por la vuelta de los nuestros a los entrenamientos, porque podemos volver a disfrutar de nuestro club y nuestros jugadores, la noticia es que unos cuantos aficionados han ido para abuchear a Gareth Bale. Seguimos sin aprender de los errores y no me vale aquello de que la afición es soberana, porque pitar a un jugador por presentarse a trabajar no entra en ningún tipo de soberanía. Bale, que el único delito que ha cometido es ser aficionado al golf (como otros tantos de sus compañeros), es vilipendiado por una parte de la afición casi siempre espoleada por algún medio que esconde intereses que van mucho más allá del rendimiento deportivo de Bale.

Y de ahí viene mi pensamiento “bendito meteorito” porque sinceramente, no nos merecemos el club que tenemos, no nos merecemos a muchos de nuestros jugadores y no nos merecemos la historia que nos precede. Bendito meteorito que “reseteó” el planeta para hacerlo empezar de cero, tal vez eso es lo que necesita el Real Madrid y su afición, un meteorito que nos haga empezar de nuevo.

@HCFanego

Deja un comentario