Aficionados y espectadores

 

En el mundo del fútbol, a los seguidores de un equipo en particular se les suele denominar aficionados, hinchas, seguidores, o fans. Estas personas tienen en común el amor (mayoritariamente incondicional) a un club o equipo al que seguirán siempre. Muchas veces, estos seguidores llevan un nombre especial que los identifica con su equipo, como por ejemplo puede ser vikingos para los madridistas, indios los seguidores atléticos, culés los del Barça, pericos los del Espanyol, etc.


Un aficionado se define en la lengua castellana como alguien al que le gusta una cosa o tiene interés por ella. En lo que a los deportes se refiere, me gusta más el significado del equivalente en francés “supporteur”, que también cuenta con una versión inglesa “supporter”. Estas palabras tienen origen en los verbos “supporter” o “to support” respectivamente, los cuales traducidos al castellano quieren decir “apoyar” (y no soportar que es bien distinto). En las lenguas francesa e inglesa un aficionado es entonces alguien al que aparte de gustarle un equipo, también lo apoya.

En este artículo me gustaría hablar acerca de la afición blanca, en especial una costumbre muy peculiar que suele verse en el estadio Santiago Bernabéu y el porqué de ella. Antes de nada, especificar que las opiniones aquí expresadas son exclusivamente mías, y no necesariamente representan la opinión de Eterno Campeón y sus demás colaboradores. También aclarar que no me creo poseedor de la verdad absoluta, cada cual es libre de actuar de la manera que le parezca más adecuada y expresar su madridismo de la forma que le parezca más conveniente. Sin más preámbulos, empecemos.


La costumbre a la que me refiero, es a la de pitar a los jugadores propios durante el transcurso de un partido de fútbol. Algo muy común en el estadio de Chamartín que no se ve frecuentemente en otros estadios de fútbol u otros deportes. Con esto no me refiero a los pitidos a un jugador en particular al ser sustituido para hacerle saber que su actuación no ha sido aceptable, o los pitos al finalizar un encuentro para hacerle saber al equipo lo mismo, un desencanto de la afición con el desempeño en el partido. Acciones que yo personalmente no haría, pero que puedo llegar a entender, sobre todo si un jugador o el equipo en general no dan su cien por cien, lo que conlleva a una derrota.

No, los pitidos a los que me refiero son aquellos que aparecen antes de que empiece un partido o durante la duración de este. Pitos a jugadores por fallar un pase o una ocasión de gol, pitos a un jugador que recibe el esférico, pitos cada vez que el equipo tiene la posesión del balón, pitos a un jugador que sale a calentar, pitos a un jugador antes de entrar al terreno de juego, pitos a un jugador que está pidiendo el ánimo de la grada hacia el equipo, o pitos a un jugador que esta a punto de lanzar un tiro libre (ya sea un saque de esquina, falta, o lanzamiento de penalti), entre otros.

Tristemente, estas situaciones se han dado ya varias veces en el Bernabéu, las dos últimas concretamente en nuestro último encuentro de Liga. Puedo entender que el mal juego y resultados del equipo tenga a la afición enfadada o molesta, incluso la actitud de algún jugador dentro y fuera del campo puede dar razón a sentimientos de malestar. Lo que no entiendo es lo que se pretende conseguir con los pitos.

Pongamos por ejemplo el lanzamiento de penalti de nuestro capitán Sergio Ramos, que últimamente no da una ni dentro ni fuera del campo. Yo soy de los que opinan que los penaltis no debería lanzarlos él, por varias razones que no tienen nada que ver con su capacidad para hacerlo, pero que para mí beneficiarían más al equipo. Lo que no defiendo es que se le pite momentos antes de ir a lanzar uno. ¿Cuál es la razón para ello? ¿Dejarle saber que no das tu aprobación, o ponerle nervioso para que lo falle? Porque quizás tu intención es la primera, pero al final resulte que causes la segunda (y ya sé que son profesionales y cobran millones, pero también son humanos y escuchar pitidos de miles de personas puede desconcentrar a cualquiera). No creo que ningún aficionado blanco quisiera que un jugador propio fallara un penalti… o sí, ya que no es la primera vez que se oye a alguien gritar “¡ojalá lo falle!” …


¿Por qué se le pita a un jugador que sale a calentar o que está a punto de ingresar al campo? ¿En qué benefician esos pitidos al equipo? ¿En qué beneficia que se les pite al fallar un pase, o un remate a puerta? Honestamente, en nada. Lo único que causan es algunos jugadores estén más pendientes de no fallar que de jugar al fútbol, lo cual puede conllevar a falta de atrevimiento y a su vez un juego estéril y sin riesgos. Los pitos son el arma que utilizan el resto de aficiones para desmoralizar y desequilibrar al adversario (ejemplo reciente el partido del Liverpool contra el City en Anfield la temporada pasada en Champions) y que nosotros usamos para “motivar” y “apoyar” a los nuestros… perdonadme si no le veo el sentido.

Podréis decirme que la exigencia del Bernabéu ha hecho del Real Madrid el equipo más grande del mundo. Pero las grandes remontadas, las legendarias noches europeas y demás grandes victorias blancas yo las recuerdo con la afición apoyando al equipo hasta el final. Quizás mi memoria me falle, o quizás sea demasiado joven, pero no recuerdo ningún partido épico bajo los pitidos del público. Imposible saber qué hubiera pasado sin esa “exigencia” (entre comillas ya que no se debe confundir la exigencia con la frustración), pero de igual manera que se argumenta que no hubiéramos ganado tanto, se podría argumentar que con un estadio detrás del equipo cada partido (como el Signal Iduna Park, Anfield, o el Turk Telekom Arena por dar ejemplos) se habría ganado mucho más.

¿Qué hubiera pasado en el minuto 93 en Lisboa si la afición del Madrid estuviera pitando al equipo? (Aunque a los que suelen pitar les hubiera pillado ya en la A2 para evitar tráfico). ¿Pensáis que Lucas Vázquez habría caminado tan tranquilo haciendo malabarismos con el balón hacia el punto de penalti en Milán con la afición pitándole? Y no hablemos de otros equipos. Imaginaos al Liverpool remontando un 0-3 en contra al descanso ante el Milán bajo una lluvia de silbidos en vez del “You’ll never walk alone”. ¿Podéis? Yo tampoco.


La pregunta es: ¿por qué esta gente sigue pitando de esta manera al equipo, aunque pueda ser contraproducente? La única respuesta que le veo es que la mayoría de los que hacen esto no son aficionados y son sólo espectadores. Gente que solo va a ver el partido y no a apoyar. Un espectador o espectadora es alguien que presencia un espectáculo público, una ceremonia, una manifestación deportiva, etc. Ningún tipo de afiliación a las partes participantes es necesaria para ser un espectador. Estas personas pagan por ver un evento y dejan ver su malestar cuando dicho evento no está a la altura de sus expectativas. Muchos, emulando a los ciudadanos romanos de antaño que, al no estar contentos con el espectáculo presenciado, pedían que gladiador o gladiadores (y a veces hasta el organizador de los juegos) fueran ejecutados allí mismo.

Poca gente vería normal pitar en un concierto filarmónico, ópera, obra de teatro, o demás tipos de espectáculos con audiencia. De hecho, en muchos de esos lugares, se le prohibiría la entrada a cualquier persona que osara pitar o abuchear durante el evento sin importar cuanto dinero abonaron por la entrada. Mucha gente piensa que pagar por algo te da derecho a quejarte de la manera que te plazca, algo muy visto en la hostelería por ejemplo (mi amiga @PatriFdez18 lo sabe de primera mano) con algunos clientes que piensan que tienen derecho a olvidarse del civismo y la educación tan solo porque son los que pagan.

En el fútbol parece que pasa lo mismo.Además muchos son gente que van al estadio a pitar con premeditación. No es la primera vez que escucho o leo en redes sociales cosas como “No puedo esperar a ir al Bernabéu este fin de semana a pitarle a fulanito”. Este tipo de aportación en la grada no ayuda al equipo, sino todo lo contrario. Al final, Don Santiago tenía razón cuando dijo: “La afición acabará siendo el tumor del Real Madrid.” Aunque si me permitís una pequeña corrección, en este caso serán los espectadores.

 

@Roi2bo

3 Comentarios
  1. Anónimo dice

    Buenísimo. Lástima que muchos de esos espectadores no tienen la capacidad mental o cultura suficientes para leer o entender tu artículo.

    1. Roi Tubío dice

      Tristemente es así.

  2. Francisco Javier Piedrabuena Duque dice

    Totalmente de acuerdo contigo, por ejemplo en el punto de Sergio Ramos yo también creó que hay jugadores más cualificados para lanzar los penaltis y las faltas y me gustaría que los lanzaran éstos,de ahí a pitar a Sergio ni despues y mucho peor antes de tirar un penalti o falta no tiene ningun sentido y lo único que se consigue es que lo pueda tirar peor aunque viendo el aplomo de nuestro capitán no parece que lo desconcentre,en definitiva,menos pitos y mas apoyar al equipo,es solo mí opinión.

Deja un comentario